Blood Fire Death-Octubre-2014


Perfil discografico: Blood Fire Death



Comparte este enlace en:
Separator

Estamos de estreno en Friedhof Magazine. Y, una de las nuevas secciones es este perfil de sello en el que podremos conocer un poco más en profundidad a quién o quienes están detrás de aquellos sello discográficos o empresas que llevan a los grupos a expandir su nombre por el mundo.

Este es el caso de Blood Fire Promo. Según Pau Navarra, "detrás de Blood Fire Death estoy yo mismo, responsable de la edición de la revista RockZone. Tengo ciertas ayudas externas a veces, pero yo me lo guiso siempre todo. Para obtener los resultados que me gustan, el máximo nivel de profesionalidad y entrega, me gusta estar encima de todo y no jugármela con ningún socio que, quizá, no tenga todo mi nivel de entrega enfermiza a este sello y agencia de management". Esto es algo que se repite para muchos de los que nos rodeamos de música de una forma u otra: el temor a que nos jodan o desconfianza a que haya la mínima posibilidad de que alguien lo haga... "desconfianza porque el mundo de la música está lleno de buitres y mangantes, prudencia porque no está el horno para bollos y no me gusta jugarme los cuartos en idas de pelota que puedan arruinarte de por vida, pero sobre todo, dedicación extrema a esta profesión, perfeccionismo máximo. Si yo lo puedo hacer y sé que saldrá bien, no me gusta delegar. De la misma forma, soy muy consciente de qué volumen de trabajo puedo soportar mes a mes sin perder la cordura o caer enfermo de estrés, así que me dosifico mucho sólo cogiendo los proyectos que me apasionan y escalonándolos mes a mes para tenerlo todo controlado", afirma Pau.
 
Sin duda alguna otra de las grandes incógnitas es el qué lleva a una persona a aventurarse y crear una empresa para dar cierto servicio en el ámbito musical. Según Pau: "Las razones son varias, pero hay una de principal: básicamente, durante mi trabajo en RockZone y antes en Rock Hard, estaba harto de reseñar grandísimas obras de metal extremo facturadas en este país pero que te llegaban con nula profesionalidad, sin nota de prensa, o de existir, hecha a boli o repleta de faltas... Un horror. Vi la necesidad de profesionalizar un poco esas bandas tralleras que confiaran en mí ofreciéndoles una campaña de prensa acorde con sus necesidades, que potenciara su nombre en la escena, y sobre todo, para que la escena cañera de este país por fin empezara a asomar la cabeza como merece en los medios, para no estar siempre con el mismo Heavy metal anquilosado o Power barato. Esto lo he conseguido en parte, porque hay muchas bandas de Death old school, Black o Grind que no creen en esto, pero la nueva generación de bandas que suben sí parecen estar concienciadas de que hoy en día tener a alguien externo a la banda llevándote las cosas es necesario. A ver, Looking For An Answer o Graveyard no necesitan mánagers porque viven por y para el grupo y se apañan perfectamente solos, pero hay muchas formaciones en este país que con la excusa del underground jamás conseguirán nada que por calidad merecen por pura cabezonería. Con Blood Fire Death o con otra agencia que haga bien su trabajo... Por otro lado, también hay razones laborales: antes era también periodista deportivo, pero me harté de cobrar una puñetera mierda dedicándole más horas que un reloj y me tiré a la piscina con mi propia agencia para compatibilizarlo con RockZone. Estuve en Sport, As, Radio Marca, incluso narré para Gol Televisión... Eso es el pasado. En el periodismo deportivo aún se tienen que comer más pollas que en la música, y yo por ahí no paso. Los mandé a la mierda y fundé Blood Fire Death".
 
Pero, un sello se puede llevar de muchas formas y muy variadas, todo ello muy respetable ya que cada cual tiene derecho a hacer con su dinero o tiempo lo que quiera... "Blood Fire Death nace con varias determinaciones: en primer lugar, reventar las tarifas abusivas que había ido oyendo durante todos mis años de periodismo musical. Realizar las campañas de prensa más baratas del Estado de largo, que la maltrecha economía que todos padecemos no fuera un impedimento para que una gran banda creciese en la escena. Blood Fire Death también quiere dar cobijo a todos esos rebotados con la escena metálica del país que han sido estafados alguna vez por alguna supuesta agencia que, al recibir el dinero por adelantado, luego no han hecho ni el huevo por el grupo o literalmente han desaparecido. A no ser que sea una petición expresa de la banda, y de momento eso nunca ha ocurrido, tampoco se paga por tocar o por aparecer en ningún lado. Estas prácticas que se pasan la meritocracia por el forro, el 'tanto pagas, tanto vales', la verdad es que nos dan bastante asco. Por otro lado, en dos años y medio hemos conseguido más cosas de las que nunca imaginamos, casi todos los medios nos han recibido con los brazos abiertos, así que todavía hay esperanza. Quizá lo que más me ha sorprendido, y para bien, es lo receptivos que han sido muchos medios más tradicionales respecto a la tralla que le ofrecíamos, pinchando Sangre Azul o Barón Rojo y luego Entropia, Barbarian Swords o Thirteen Bled Promises. En ese sentido, me saco el sombrero, porque los del extremo solemos ir de víctimas, de que no nos hacen caso, de que la escena mainstream pasa de nosotros, pero a mí muchos medios me han demostrado que no, y aunque no les molen ciertas bandas, han apostado por ellas. La primera banda que sonó en "El Vuelo Del Fénix" de Radio 3 fue Barbarian Swords, no digo más... El metal extremo no sonaba en las radios o gozaba de tanto espacio en los medios metal convencionales, 

¿pero alguien lo había intentado en vez de quedarse en el sofá de casa lamentándose tirado en el sofá? Muchas veces veo más victimismo y vagancia que otra cosa, la verdad...", afirma Pau.

 Si la gente se descarga la música y no compra nada, pues tienes que ir a por su principal medio de difusión. El papel está muriendo, incluso con RockZone hicimos la migración antes de que fuera tarde, de aquí a unos pocos años, cuando muera del todo. 

Y, entre las formas de llevar un sello, no sólo está el qué hacer con los grupos o la forma de dirigirlos, sino cómo vas a ir reclutando a cada uno de ellos y moverlos. Y , es que en el tema de los géneros musicales, esto es un verdadero abanico de posibilidades. Según Pau: "Yo fundé Blood Fire Death para trabajar sólo y únicamente con bandas de Black Metal, Death, Brutal Death, Doom y Grindcore. Pero claro, una cosa es lo que a ti te flipa, que para mí por ejemplo el Black Metal es lo más importante que hay en la vida, pero otra cosa muy diferente es con qué realidad chocas. Tenemos a Hyban Draco, que hacen Blackened Death, y a Barbarian Swords, que hacen raw Black con Funeral Doom, pero la verdad es que no he conseguido que ninguna banda de los estilos que al principio imaginaba crean en esto más que Upcoming Of Devastation y pocas más. El Deathcore me gusta, el Metalcore también, el Groove Metal, pero digamos que dedicarme a ellos es una adaptación ante un mundo hostil o reacio a profesionalizarse algo o sacar un poco la cabeza fuera del más minoritario underground. Es lo que yo llamo "el pensamiento noventero", ese amateurismo que no permite despegar a muchas de nuestras bandas de gran valía. Wormed tienen mánager, Obsidian Kingdom lo tenían para entrar en Season Of Mist... ¡Todo el mundo tiene en mente la portada de Mayhem con Dead con la cabeza reventada porque alguien trabajo para popularizar ese bootleg! Quiero decir que Darkthrone, con Peaceville en los 90, o Taake, o la banda que sea, tienen o tenían un management que curraba por ellos y llevaba el negocio, aunque en los países latinos esto aún se vea fuera de lo true. Para mí es algo bastante infantil, pero si hay bandas a las que les gusta gastarse 6.000 euros en la producción de un disco para vender 50 copias y tocar dos veces al año para 30 personas en el mismo bar, pues oye, todo el mundo es libre".

En un mundo tan cambiante, la forma de promocionar grupos y tu propia marca ha cambiado a lo largo de los años. Todo gira en torno a la nube. Incluso puedes ver a los más puristas que renegaban de internet, hacer sus promos por internet y no sólo vía web sino en medios sociales. Pero, ¿tan importante se ha vuelto todo esto?. "Sí, desde el momento en que todo está en la red. Si la gente ya no va a las tiendas de discos, ¿para qué te vas a gastar la pasta en cartelería? Si la gente se descarga la música y no compra nada, pues tienes que ir a por su principal medio de difusión. El papel está muriendo, incluso con RockZone hicimos la migración antes de que fuera tarde, de aquí a unos pocos años, cuando muera del todo. Estamos ante un cambio de paradigma cultural semejante a los tipos móviles de Gutenberg, y aunque debo decir que fuera del ámbito laboral uso poco la red, debo decir que es adaptarse o morir. Sin ir más lejos, decidimos regalar el disco de Hummano y antes de once meses ya estaban tocando en el Resurrection Fest, el mejor festival de este país, sin siquiera existir una edición física de "Is The Shit", así que imagina cómo han cambiado las cosas... Hay que echarle imaginación, regalar EPs si hace falta para que el nombre de un grupo se popularice rápido... En Blood Fire Death el presupuesto es irrisorio, muchos se sorprenderían, pero tal como están ahora las cosas, con las nuevas tecnologías se pueden obrar milagros."

Para finalizar, siempre la mirada tiene que estar puesta en el futuro. Y, con trabajo duro, todo poco a poco va funcionando. Y, esa es la razón por la que Blood Fire Death, está aquí, con Pau desentrañándonos su sello. Siempre hemos de tener puesta la mirada en el futuro y según Pau: "Vamos a salir a Europa, eso seguro. Estamos cerrando ya cosas. Este país se nos queda pequeño y hay ciertas cosas con las que no tragamos. No vamos a pagar por entrar en giras rimbombantes, lo vamos a hacer desde el underground, sin pasar por caja. Hay festivales en los que no vamos a entrar porque ni quieren ni entienden ni conocen la gran riqueza extrema de este país, y a con algunos grupos sólo nos queda subir de horario en el Resu. De las salas a las que vamos no vamos a pasar, porque el país es el que es y el metal extremo es aún minoritario, ya no hay más gente que vaya a asistir a esos shows, así que visto lo visto, nos vamos a fuera como sea. Yo cada año me pongo retos: el primero, sólo con poner a Thirteen en el Resu, ya flipé, pero es que en el pasado año ya tuvimos tres bandas... Quiero llevar más formaciones aún más bestias, expandir la palabra de esta agencia, firmar con más marcas potentes que nos ayuden a salir del pozo... Revistas como la Legacy de Alemania o Terrorizer ya preguntan por nuestra formaciones, así que parece que vamos en la buena dirección... En eso estamos y no vamos a parar".

Próximos eventos

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2017 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.