Overkill: The Grinding Wheel


Overkill - The Grinding Wheel
Nombre del disco: The Grinding Wheel
País de procedencia: United States
Tipo de edición: CD
Género: Thrash Metal
Año: 2017
Nota: 9.00
Fecha de la crítica: Miércoles 01.03.17
Comparte este enlace en: Separator

Reseñado por: Xavi B.

OVERKILL siguen sin freno alguno, tras los últimos álbumes de estudio en los que dejaban claro que poco entienden de modas y demás distanciamientos del género, la banda liderada por Bobby Blitz” regresan con un discazo que sigue elogiando el Thrash Metal en su máximo esplendor.

Tras un porrón de años y un currículum discográfico de los que te noquea de inmediato “The Grinding Wheel” deja constancia de ser fieles a los principios que les vieron nacer, y es que valga la redundancia, mientras los últimos trabajos de bandas como ANTHRAX o KREATOR abren ventanales para coquetear con adjetivos dispares, un nuevo álbum de OVERKILL es y seguirá siendo un seguro vitalicio con ellos mismos, un seguro similar al cuál se acolchan bandas como MOTORHEAD o CANNIBAL CORPSE a la hora de plasmar una fidelidad musical nata, en este caso, una fidelidad infalible hacia el Thrash Metal, género que manejan como auténticos alumnos aventajados.

Desde la arrancada inicial con “Mean, Green, Killing Machine” los bártulos de trabajo son excepcionales, su especialidad es repartir cañonazos al igual que churros, y es que la fórmula que prima en todo el transcurso del presente álbum es una necesidad obligatoria para todo aquel que presuma de gustarle cada uno de los requisitos que se dan cita en el mencionado género.

A medida que van sucediéndose los temas, la sensación de que no pasan los años para estos músicos va en aumento, misma crudeza, mismo gancho, misma mala hostia, misma fórmula y mismos resultados excepcionales. El trabajo rítmico, los solos, las entradas dobladas, los estribillos ajenos al estilo con carácter propio, los punteos, la necesidad de barajar las pentatónicas en distintas tonalidades y no caer en el desánimo, todo ello y más suma para que cada una de las nuevas composiciones sea otro golpe de autoridad que a buen seguro dejaría en el anonimato al desanimo instrumental que radica en algunas bandas del gran invento destinado a llenar estadios apodado “The Big Four Of Thash Metal”.

“Goddamn Trouble” (la canción encargada de promocionar el álbum y la cuál han grabado un video a priori curioso) pasando por “Our Finest Hour” son el milésimo hit de OVERKILL hechos por y para el directo, el peso vocal es incesante y el apoyo en las guitarras firman seguramente los temas más coreados del disco, a ellos habría que sumarle una entrada y un acompañamiento en los solos, que abordan y de qué maneras la fórmula musical encargada de subrayar el gran momento compositivo que siguen despachando los de New Jersey tras la friolera cifra de 18 discos de estudio.

Otras como “The Long Road” (la que por cierto podría recordarnos la entrada de“Symphony Of Destruction” de MEGADETH, por arrancar con los mismos acordes iníciales) es toda una odisea musical en la que barajan y exprimen las quintas con una dinámica tan acelerada como efectiva. En ese punto las peripecias de Dave Linsk sobre el mástil son de matrícula de honor, y es que la máxima edificación del tema parte sobre ese ímpetu rítmico directo, cortante e incesante a la vez que va creciendo más y más en el transcurso del mismo hasta alcanzar la vorágine musical en su máximo esplendor.

“Let´s All Go To Hades” nos deja la composición más entrecortada, con cambios de acorde incluso más rápidos y con mucho más interés en dar protagonismo el trabajo vocal y los coros que van acompañando el tema. En la parte central se cuelan algunas voces menos pronunciadas y con menos cuerpo de lo habitual, aunque eso no quita del buen hacer instrumental que acarrea hasta su última nota balancee a favor del notable alto.

Otras como “Come Heavy” está infiltrada en el ecuador del álbum nos plasma una entrada de ritmo algo más abierta y diferente a la hora de ejecutar el punteo inicial y abordarla de lleno. El tema parte con un eco inicial que inmediatamente va acelerándose y repitiéndose sin cesar en el transcurso del mismo y poco más. Puede que quizás sea el tema que menos me ha calado y el más flojo del disco en ese aspecto rítmico que incluso con otro sonido podría tener cierta forma ajena al estilo en su respectiva elaboración pre-solo.

Con las finales “Red White And Blue”, “The Wheel” o la bombástica “The Grinding Wheel” es sinónimo de otro triplete de adjetivos que elevan su legado hasta los límites, pura dedicación, puro feeling y pura constancia adictiva que una vez más definen la honestidad musical que desde siempre ha caracterizado sus composiciones.

La producción del álbum es sublime y de las gordas, puede que un poco sobrecargada aunque sigue fiel a la dinámica que nos tienen acostumbrados en sus últimas obras de estudio.

La sorpresa del álbum nos llega con el bonustrack “Emerald” y es que cerrar un álbum de tales características con este grandioso hit de THIN LIZZY me parece un acierto de lo más elogiable. Y no, ni la han desmaquillado ni tampoco la han coloreado con laca innecesaria, al contrario, han respetado el tema como si de un cortar y pegar se tratara, aunque claro, con los volúmenes y las distorsiones de los amplificadores sacando chispas por todo lo alto.

Y poca cosa más por añadir, que no sea elogiar hasta la medula el presente “The Grinding Wheel”, en mi opinión, otro álbum que se codea con sus mejores obras y otro claro ejemplo de las poquísimas bandas que a pesar del paso de los años no balancean su peso compositivo a favor de nuevas sonoridades, al contrario, OVERKILL siguen fieles a unos principios cuya identidad y direccionamiento musical resumen la honestidad compositiva que sigue fluyendo de sus instrumentos desde hace más de tres décadas, que no es poco.


Títulos: 

1. Mean, Green, Killing Machine
2. Goddamn Trouble
3. Our Finest Hour
4. Shine On
5. The Long Road
6. Let's All Go to Hades
7. Come Heavy
8. Red, White and Blue
9. The Wheel
10. The Grinding Wheel

Formación: 

D.D. Verni - Bajo, voces
Bobby "Blitz" Ellsworth - Voces
Dave Linsk - Guitarras
Derek "The Skull" Tailer - Guitarras
Ron Lipnicki - Batería


ÚLTIMAS CRÍTICAS

Bulletsize - Pansar
  Bulletsize - Pansar
  Iron, Blood and Death Corporation
  7.50/10
Limbonic Art - Spectre Abysm
  Limbonic Art - Spectre Abysm
  Candlelight Records
  6.00/10
Bloodgut - Nekrologikum Evangelikum Pt.II: Furnace World
  Bloodgut - Nekrologikum Evangelikum Pt.II: Furnace World
  Iron, Blood and Death Corporation
  6.00/10
Himura - Exterminio
  Himura - Exterminio
  Hecatombe Records
  7.90/10
Anomalize - Rise Of A New Era
  Anomalize - Rise Of A New Era
  Autoeditado
  7.25/10
Sober Truth - Locust ▽ Lunatic Asylum
  Sober Truth - Locust ▽ Lunatic Asylum
  TaktArt Records
  6.00/10
Porta Daemonium - Serpent of Chaos
  Porta Daemonium - Serpent of Chaos
  Iron, Blood and Death Corporation
  7.25/10
Humanity Delete - Fuck Forever Off
  Humanity Delete - Fuck Forever Off
  Iron, Blood and Death Corporation
  7.25/10

Próximos eventos

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2017 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.