Mortiis: Født til å herske


Mortiis - Født til å herske
Nombre del disco: Født til å herske
País de procedencia: Norway
Tipo de edición: CD
Género: Ambient, Dark
Año: 1994
Nota: 10.00
Fecha de la crítica: Jueves 19.07.18
Comparte este enlace en: Separator

Reseñado por: Mariano G.

Existe música que nos transporta a un mundo solo visible si cerramos los ojos durante su escucha. El profundo efecto enajenante que ciertas composiciones logran trasmitir proviene de una mente singular, capaz de plasmar lo distante en tiempo y en espacio. Mas allá de la misantropía que impregna el texto de la segunda pista y que parece darnos las directrices de cómo debe ser entendido este álbum, me parece que es un sonido que cae más en lo solemne que en lo maligno. Dentro del vasto mundo del Dark Ambient es indudable que habrá piezas más retorcidas que estas. En el mismo feudo del Black Metal encontramos momentos inquietantes en formas de intros y outros (me vienen a la mente la aterradora “Inicio del caos”, “Visión de la destrucción” y “Después de la masacre” ambos de ese desesperante testamento del dolor llamado “With the help of the devil” de “los” magnánimos Cryfemal). Mortiis aquí me transmite una música mil veces menos hostil. Las melodías de este trabajo hacen de él un paisaje sonoro más que habitable, donde la sensación de misterio, de distanciamiento y ensoñación fluye a lo largo de los 53 minutos de duración. El teclado / sintetizador, columna vertebral de esta psicofonía medieval (por no decir omnipresente en todo su esplendor) nos rapta y nos lleva. Al ser un trabajo básicamente hecho con este instrumento no es menos destacable el decir que no existe segundo alguno de aburrimiento. Mortiis consigue, más que entretener, agasajar al oyente aun siendo repetitivo. Esto probablemente será un punto de debate, este álbum no es para todo el mundo, sino para quienes son capaces de vislumbrar los motivos o tópicos principales de un género como el Black Metal, pero con una música que dista mucho de la metralla telúrica y atronadora marca Marduk o Gorgoroth. Y es que hay oscuridad más allá del Black Metal. Algo de esa oscuridad sopla aquí por los bosques que en trazos melódicos nos dibuja Mortiis.

Álbum dividido en dos partes homónimas al disco. Describir cada una de ellas no solo sería inútil, sino un crimen. No hay océano alguno de palabras que logre expresar lo que este álbum guarda en sus adentros. Armado solo con un sintetizador, su autor deambula con tino a través de un espectro coherente de sensaciones. Se hace simple llamar a este álbum un disco “medieval”, pero sería encasillarlo. Este álbum es una ventana a un mundo que se hace visible y nítido solo si lo escuchamos con los ojos cerrados, solo si nos dejamos llevar por la marea que fluye por los parlantes. Posee la dosis justa de ambigüedad para ser un disco sin principio y sin final, eternamente reciclable. No veremos los mismos lugares dos veces, como si la magia por donde navegamos se renueve con cada escucha. Álbum genial para una sobremesa más extrema, posee un encanto tal que hasta el más acérrimo metalero encontraría momentos ampliamente disfrutables en un trabajo y un proyecto totalmente fuera del Metal (en sus comienzos). La fórmula de este álbum seguiría por tres discos más hasta que la “inventiva medieval” de Mortiis sea reemplazada (naufragaría) por un sonido en la total antípodas de sus más representativos trabajos.

La portada, una torre sobre un calmo estanque en el cual dos cisnes dan la nota apacible a una imagen que impacta por lo lúgubre. Le damos play y la primera parte de este opus inicia con unas notas misteriosas, como si una mente que recuerda un esplendor ya ido se tornara en melodía. Más tarde se le irán acoplando líneas que armonizaran con la pista principal que queda perpetuada en una base que dejará su protagonismo inicial para confundirse con el fondo sonoro de la pista. Esta pieza no desentonaría en películas como la trilogía de El señor de los anillos, o para algunos más veteranos, en las de Conan, el bárbaro, de 1982. La abrumadora capacidad de alojarnos en una sensación de pasado remoto es innegable. Cabría un estudio más profundo para determinar qué selección y mezcla de elementos son necesarios para este efecto. La sensación de contemplación es patente. La canción cambia, se decanta por estructuras similares a su inicio. La espontaneidad entre fragmento y fragmento es otra de las características a reseñar. No percibo insertos sucesivos de segmentos con la finalidad de alargar la pista, sino el progreso reposado de una música que sobrevuela con naturalidad. Ya sea que Mortiis haya enmascarado este efecto o haya sido autor de esa pulcra hilvanación de armonía, ritmo y melodia, en ambos casos demuestra talento.

La segunda parte del trabajo no se distanciará demasiado de la primera. Sí noté momentos más misteriosos y más cercanos al Dark Ambient más tradicional, estilo que se caracteriza básicamente por la discordancia en sus tonos, aunque posee ya varias ramificaciones. La armonía minimalista pero cuidada hasta ahora se interrumpe por breves instantes como si el limbo que alimenta a este trabajo emergiese de pronto. Esta segunda pista es más oscura, incluso puede llegar a rozar cierto grado de tensión, al menos así fue para mí. Posee un mayor número de elementos siniestros, como por ejemplo, aquella voz que irrumpe en el minuto cinco, una sola vocal gutural extendiéndose en el tiempo, es sin duda, uno de los detalles memorables de esta segunda parte. Pasado un poco el minuto dieciocho, una voz grave y de ultratumba recita un texto preñado de odio, de un odio antiguo y anclado y ennegrecido en su primordial pureza…

Dejaré la reseña en este punto, creo que podría hablar tanto de este álbum que la lectura de lo que escribirá acerca del mismo excedería su duración. En conclusión, un primer trabajo sólido, con las intenciones y la identidad bien claras… pero es lo único claro en este álbum, pues es un compendio coherente e inagotable de una oscuridad profusa, de una oscuridad nacida para gobernar.


Títulos: 

Cara A:
1. Født til å herske, Part I
Cara B:
2. Født til å herske, Part II

Formación: 

Mortiis - Teclados


ÚLTIMAS CRÍTICAS

Gruesome - Twisted Prayers
  Gruesome - Twisted Prayers
  Relapse Records
  9.00/10
Skeletonwitch - Devouring Radiant Light
  Skeletonwitch - Devouring Radiant Light
  Prosthetic Records
  8.00/10
Varathron - Patriarchs of Evil
  Varathron - Patriarchs of Evil
  Agonia Records
  9.00/10
Unanimated - Annihilation
  Unanimated - Annihilation
  Century Media Records
  9.00/10
Nervosa - Downfall of Mankind
  Nervosa - Downfall of Mankind
  Napalm Records
  7.50/10
Engulf - Gold and Rust
  Engulf - Gold and Rust
  Everlasting Spew Records
  7.90/10
Barren Earth - A Complex of Cages
  Barren Earth - A Complex of Cages
  Century Media Records
  9.00/10
Lago - Sea of Duress
  Lago - Sea of Duress
  Unique Leader Records
  8.00/10

Próximos eventos

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2018 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.