Dimmu Borgir: Eonian


Dimmu Borgir - Eonian
Nombre del disco: Eonian
País de procedencia: Norway
Tipo de edición: CD
Género: Black Metal, Metal
Año: 2018
Nota: 9.00
Fecha de la crítica: Martes 08.05.18
Comparte este enlace en: Separator

Reseñado por: Mariano G.

Anteriormente en Friedhof Magazine se ha publicado la reseña del adelanto de este álbum, el single “Interdimensional Summit”. Ya en esa ocasión expresé mis dudas y expectativas en torno a este lanzamiento. Dicha reseña fue abordada partiendo de la premisa de que este álbum era algo sumamente esperado, en esta ocasión la reseña se ceñirá exclusivamente en el álbum y su contenido, aislándolo por completo de la citada expectativa y tratándolo como un trabajo más de Black Metal sinfónico.

Es común entre los ortodoxos tildar a esta banda (y a otra británica siempre muy llamativa) de vendidos o señalar a su Black Metal como falto de pureza. Antes de iniciar la reseña quiero filtrar ese punto de vista. Es mejor entender a Dimmu Borgir, a estas alturas de su carrera, como una banda que tiene al Black Metal como una influencia, y que en modo alguno, representó jamás, ni representa ahora, ni representará en el futuro al sonido más puro del estilo. Menos en este "Eonian", una especie de remanente cada vez más tenue de un grupo cada vez menos coherente con su discografía. Dependiendo del cristal con que se lo mire, es tonto o esperable querer que un grupo suene igual, ya muchos han partido del seno de la formacion y los que quedaron ya no son los mismos, las personas cambian y si la música es el reflejo del que la compone, las canciones terminan por cambiar. "Eonian" me gustó mucho más que el power metalero "Abrahadabra". El álbum no escatima en percusiones y coros, esto es nuevo, al menos en la forma en estan tratadas aquí, pues escuché toda la discografía del grupo y no hay nada similar. ¿Evolución?

“The Unveiling” es el encargado de abrir el álbum. Su breve intro electrónica hizo que me preguntara si los de Dimmu Borgir se atrevieron a virar su estilo hacia terrenos más próximos a canciones como “Puritania”. Coros enérgicos y un teclado atronador nos devuelven a la senda. Shagrath no ha cambiado un ápice su registro vocal, lo cual le imprime un sello de distinción a la banda. También está el al mando de los teclados y por las melodías que ha escrito sabemos que no es un remedo de Mustis, personaje que, en vista a lo escuchado, no he extrañado. Sus melodías son nada complicadas, pero evocadoras. Notas cortas, como melodías a gotas. A otro que no extrañé es a Vortex, pues cuando en esta canción llega el momento de la voz limpia quien sea que lo hace lo resuelve muy bien.

La siguiente es “Interdimensional Summit” canción sobre la cual se ha vertido ríos de tinta. Como referí antes, en el lanzamiento del single dejé flotando la duda de si esta canción nos ofrecía una muestra representativa o no de lo que encontraremos en el álbum y la respuesta es sí, pero no en un 100%. En el álbum habitan regiones que no entran en el paisaje que esta canción retrata, creo que busca mas ser un gancho comercial que una síntesis de lo que escucharemos. Todo sea dicho, la melodía principal es calcada a la de “The wings of the Hydra” del "Lepaca Kliffot" de Therion.

“Ætheric” inicia lánguida, pero cobra dureza conforme avanza. Tema algo pesado en su ritmo. El aire experimental de "Council of Wolves and Snakes" es una de las cosas destacables de este álbum. Los coros están presentes en momentos importantes del tema. Las partes más tribales traen el molesto recuerdo del “Roots” de Sepultura, pero no se asusten, aquí la cosa está dosificada. En el minuto 2:49 emerge un interludio realmente misterioso, cautivador y contemplativo, como si la melodía nos señalara que tras la quietud de la naturaleza, en oscuros rincones, se esconden horrores innombrables. Canción fiel a la esencia del disco: una calma aparente bajo el cual reposan tormentas que esperan por explotar.

"The Empyrean Phoenix" es lenta al principio, muy melancólica, pero ya estamos lejos de intentos añejos como el inefable "Raabjørn speiler draugheimens skodde" del "For all tid" o el "A Succubus in Rapture" del "Enthroned Darkness Triunphant", intentos genuinos y logrados de hacer encajar melodías tristes de teclado en un ecosistema metalizado. A pesar de todo, una melodía excelente. "Eonian" está repleta de melodías, a años luz del experimento que supuso "In Sorte Diaboli".

En “Lightbringer” las voces de ultratumba de la intro poseen la distorsión suficiente como para meter miedo a la carne si uno lo escucha a la hora equivocada. Las líneas de teclado son simples, pero su aporte es el justo. El instrumento no suena por obligación, cumple una función dentro de la canción y si ésta adoleciera de dicho instrumento no sería lo mismo. El teclado es, en este álbum, una unidad constitutiva más que fundamentada, no sobra en ningún momento y posee matices que aportan colorido a los diversos pasajes por donde se esparce.

Aires militares y graves en "I Am Sovereign", tambores como ademanes sonoros que demandan rendición. Canción con cambios de ritmo y partes unidas por hilos melódicos. La voz también hace un recorrido dentro del rango vocal de Shagrath, su registro mas cavernoso y grave aflora por momentos. Teclados majestuosos y envolventes sirven de prologo al final de la canción donde el coro recuerda a los más inspirados Therion.

El inicio "Archaic Correspondence" recuerda a “Cataclysm Children”. Honestamente, el tema no destaca más que en esto. Atención al minuto1:55, donde vemos que la electrónica va reclamando para sí el feudo de Dimmu Borgir. Notas saltarinas en la intro, recurso típico ya en este álbum, detalle remarcable, sin duda es una de la características menos olvidables de "Eonian".

“Alpha Aeon Omega” nos aproxima al final del álbum, por momentos recuerda a “Council of Wolves and Snakes", tiene los mismos aires. Ya a estas alturas Dimmu Borgir ha jugado todas sus cartas y nos depara más bien poco. “Rite of Passage” es simplemente excelsa, todo un logro sinfónico. Evocadora, distanciadora, profunda, suena a los Drowning the Light más inspirados, pero con tecnología. Se acerca el momento en que este disco se detendrá y una nueva espera iniciará y con ella la duda, hasta entonces, este "Eonian" nos ofrece el entretenimiento justo para que la espera no desespere. . Álbum con momentos donde habitar por mucho tiempo, ¿que no es eso de lo que se trata todo esto? Los discos que amamos y glorificamos son aquellos que nos han aportado un hogar, un paisaje donde habitar. "Eonian" es un ecosistema entero, un vasto territorio donde reposar.

Honestamente esperaba mucho mas tras la primera escucha, ahora opino que se me hace corto e insuficiente. ¿Tanta espera para esto? Poco en cantidad, pero mucho en calidad. ¿Solución? Re-escucharé el álbum varias veces.


Títulos: 

1. The Unveiling
2. Interdimensional Summit
3. Ætheric
4. Council of Wolves and Snakes
5. The Empyrean Phoenix
6. Lightbringer
7. I Am Sovereign
8. Archaic Correspondence
9. Alpha Aeon Omega
10. Rite of Passage

Formación: 

Shagrath - Voces, bajo, teclados
Silenoz - Guitarras, bajo
Galder Guitarras, bajo


ÚLTIMAS CRÍTICAS

Survival Is Suicide - Retrovolution
  Survival Is Suicide - Retrovolution
  Independiente
  8.50/10
Funeral Altar - Demo I
  Funeral Altar - Demo I
  Tour de Garde
  7.00/10
Heavydeath - Sarcophagus in the Sky
  Heavydeath - Sarcophagus in the Sky
  Aftermath Music
  7.50/10
Lik - Carnage
  Lik - Carnage
  Metal Blade Records
  8.00/10
Amorphis - Queen of Time
  Amorphis - Queen of Time
  Nuclear Blast
  7.50/10
Skinless - Savagery
  Skinless - Skinless
  Relapse Records
  8.00/10
Dissection - Reinkaos
  Dissection - Reinkaos
  Black Horizon Music
  6.00/10
At The Gates - To Drink from the Night Itself
  At The Gates - To Drink from the Night Itself
  Century Media Records
  9.50/10

Próximos eventos

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2018 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.