Tons Of Rock 2017 (Viernes 23)


Tons Of Rock 2017
  Sitio: Halden, Noruega
  Fecha: Friday 23.06.17
  Fecha de la publicación: Viernes 30.06.17
   Organizador: Tons Of Rock

  Reseñado por: Ivan S.

Comparte este enlace en: Separator

Nuevo viaje musical a otro festival, esta vez a uno de los mayores festivales al aire libre de Noruega. 

Tons Of Rock se celebra de forma anual en un antiguo fuerte en una de las lomas que rodea la pequeña localidad de Halden. El viaje en si ha sido toda una pequeña aventura ya que todo ha surgido a última hora, la acreditación y la reserva en airbnb, casa que a priori estaba cerca en el mapa y resultó estar perdida en la mitad de la montaña. Al pedir direcciones me señalaron amablemente el camino y a saber cómo, terminé subiendo una montaña campo a través y tras una hora de caminata, a primera hora me encuentro dentro del recinto del festival con la maleta y sin tan si quiera haber pasado por la taquilla. Hablando en plata, que me colé sin querer y terminé preguntando cómo se salía de ahí sin tener que deshacer el camino andado. Un fuerte abrazo a Kirsten por ser tan amable y llevarme en coche hasta cristo fue a por panderetas y otro a Linda por conducirme de vuelta hasta el festival.
 
Por motivos laborales me perdí el primer día y ay pobre de mí, que me perdí la actuación estelar de una modelo de anuncio y pasarela sin experiencia musical a la que una discográfica le ha montado un grupo con músicos de renombre para que compongan su producto, perdón; música. Sí amigos, estoy tan triste de haberme perdido a Myrkur el primer día que llevo una semana sin poder dormir a causa del remordimiento. 

Hubo algún concierto destacable, como Bölzer; que siempre es un placer verles pero como ya tuvimos ese placer hace un mes no duele tanto perdérselos.

Para variar llegué por primera vez pronto y elegí las primeras bandas al azar, empezó bien el asunto con los jovencisimos thrasers de Oslo Invaders. A pesar de su juventud tocan que da gusto en directo ese Thrash patrocinado por bebidas energéticas que tan de moda se están poniendo a base de soltar euros para promoción. Mención especial a su guitarrista porque es una máquina y el cantante una especie de showman que hizo reír a los familiares, amigos y cuatro gatos que estuvimos ahí. Empezó muy bien el día.

Tras los invasores fui a ver a unos tales Ondt Blod. Metalcore, genérico y aburrido que encantaba y hacia saltar a la gente. ¿O quizás era Deathcore?  Me pierdo con tantas moderneces que irónicamente, ya están pasadas de moda. Como me parecieron aburridos tras la segunda canción me fui a buscar algo de comer y cómo no, vayas donde vayas en Escandinavia habrá un español, y seguramente este aprovechándose y haciendo caja a través de tópicos y clichés. En este caso vendía paellas, y ya van un par que me encuentro. En fin, como el tiempo era desagradable y llovía ahí estaba, viendo un concierto de mierda, comiendo una paella muy sosa, tapado con un poncho para el tiempo de mierda replanteándome si todo esto merece la pena.

El siguiente grupo que vi fueron unos tales Avatar, que supongo que serán suecos ya que el cantante hablaba en este idioma. No sabía nada de ellos y espero que esta situación no cambie. Rimel, maquillaje, y vestidos de corsarios o algo del estilo con putos pompones en las medias. Tuvieron mucho público, gustan mucho y la gente de verdad que lo disfrutó, pero francamente yo en ese momento me quería morir tanto que decidí que era buena hora para abandonarme a la bebida. Y aquí comenzó mi debacle personal. Bebí mucho en un periodo corto de tiempo, tanto que fui un poco doblado a ver a los ingleses Diamond Head. Y como cada vez que bebo me entusiasmo más de la cuenta con cosas que a priori no me gustan, disfruté como un enano de este concierto de Hard Rock para gente mayor con hipoteca ya pagada. No voy a mentir, fue muy buen concierto para un público otra vez muy entregado que contagió el estado de ánimo al grupo, y he ahí la clave de la magia de los buenos conciertos.

Tras envejecer 40 años de golpe en un concierto, necesitaba recuperar mi edad así que me moví hasta el escenario principal para ver a Phil Campbell and the bastard sons, los cuales ataviados con chalecos y parches a juego supongo que tendrán canciones propias, pero que si se cambian el nombre a Tribute To Motorhead no creo que mucha gente notase diferencia alguna. Incluso tocaron Ace Of Spades. En fin, no me voy a quejar porque para verlos apoyado desde la barra del bar de la zona VIP no estuvo ni tan mal. Menos da una piedra o un concierto de Myrkur.

Hice caso a la recomendación de no perderme a Deathhammer y allí que me planté para ver el mejor concierto del día. Thrash Metal desde Oslo, así es como yo entiendo los conciertos de Metal, gente empujándose, headbanging a tope, los músicos actuando como posesos, adrenalina fluyendo y ni la lluvia fue capaz de parar a nadie. Escuchadles, en serio. Una pena que no hubiese mucha gente ya que todos estaban esperando a Emperor

Qué decir de esta gente, no he visto un concierto con un sonido tan masivo y preciso en tiempo, aunque a decir verdad todos sonaron excelentes y masivos en el escenario principal aunque fue una pena que fuera demasiado alto y no pudiese grabar ningún vídeo ahí. Primer concierto en su propio país en más de diez años y francamente, viendo el tirón que generan bien podrían aprovecharlo y hacer muchos más conciertos para exprimirlo económicamente. Si me gusto a mí que como mucho he escuchado tres canciones de ellos no quiero ni imaginar cómo acaban los fanáticos tras verles, puro éxtasis.

El asunto siguió in crescendo con los griegos Rotting Christ, que te pueden gustar más o menos en disco pero es innegable que tienen uno de los mejores directos que vas a poder ver. Aunque, tocaron exactamente el mismo setlist que cuando los vimos en Black Christmas fest, lo cual pues puede llegar a aburrir, pero personalmente lo paso por alto porque saben cómo hacer un buen show. Son unos titanes con una presencia escénica y un sonido demoledor, poco más que añadir.

Tras los griegos y con mucha expectación llegaron los míticos Slayer sobre los cuales he tenido el privilegio de verles dos veces con el consiguiente privilegio de aburrirme soberanamente dos veces. Supongo que tengo fotos muy bonitas para poder decir “mira, he fotografiado a Slayer”, y ahí acaba el poco entusiasmo de sus conciertos. Al menos cerraron el set con Angel Of Death. No pagaba ni una peseta por verles y me ha recordado al comentario previo sobre la magia en un concierto. Slayer no tienen magia, vienen tocan y se van. Puro negocio que ya ha trascendido a la música y actitud. Quizás simplemente es que están ya muy mayores, no lo se.

Tras Slayer vi a Devin Townsend Project, el cual hizo que recordara todas aquellas tardes escuchando City de Strapping Young Lad hace quince años y pensando que molaba muchísimo más cuando le daba a la droga y hacia canciones híper agresivas y rápidas. Me gusta mucho su estilo, que básicamente sigue sonando igual que SYL pero muy descafeinado y para todos los públicos. No paró de hacer chistes sexuales entre canción y canción, no sé si hablar de penes y tetas es su tipo de humor o es que tiene algún tipo de problemas subyacentes; pero fue igualmente hilarante.

Así concluye la primera parte de Tons Of Rock y con una mención honorifica para la caminata de una hora por el monte con mi poncho puesto para llegar a la casa. Muy divertido todo.

Puedes ver el álbum entero de fotos del evento en Tales From The Frontline.



Separator

Próximos eventos

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2017 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.