Steelfest Open Air Festival 2019 (Sábado 18)


Steelfest Open Air 2019
  Sitio: Valvilla Wool Mill Museum, Hyvinkää - Finlandia
  Fecha: Saturday 18.05.19
  Fecha de la publicación: Wednesday 12.06.19

  Reseñado por: Ivan S.

Comparte este enlace en: Separator

Vamos con el segundo día en la visita de fin de semana a Hyvinkää, que poco a poco parece que se va convirtiendo en una procesión anual y no tiene pinta de que cese, pero antes de ir con los grupos que vi y sus actuaciones voy a hablar de Steelfest Open Air, los cambios que han implementado y el ambiente que hay en general en este festival finlandés. El festival no solo se ha consolidado con todas las de la ley si no que crece de forma anualmente y de forma anual atrayendo a un público venido de todas partes del mundo. Esto a los locales les alucina, hay gente que viene desde Australia hasta aquí para ver a los metaleros esos; y es que en su forma de pensar no son más que un pueblo grande donde no hay mucho que hacer. Entonces es cuando se vuelcan y dan su apoyo al festival obviando conscientemente o de forma ignorante las implicaciones políticas que puedan tener por dar cabida a grupos no muy bien recibidos por el stablishment ni los bienpensantes dentro de la comunidad del metal.

Público de más de cuarenta países, me parece una gesta para un festival que aún es pequeño pero crece hacia un tamaño medio, donde han decidido vender más aforo pero no demasiado; no vaya a ser que falte espacio personal. Creo que aún cabrían mil o mil quinientas personas más a costa de embarrar la experiencia para todos y convertirlo en una lata de sardinas, venderían sin problemas ese aforo pero parecen fieles a una idea y espero que no cambie porque me gusta y me sigue atrayendo el ambiente distendido y sin demasiada aglomeración.  La novedad más obvia fue la instalación de pantallas verticales por la que seguir el concierto gracias a un equipo de producción audiovisual multicámara profesional, con edición en tiempo real y asumo que será cuestión de tiempo que la gran mayoría de actuaciones sean volcadas en Youtube. Más espacio y vendedores de merch, ampliación leve del recinto y salvo detalles aquí y allá, el resto siguió igual que las ediciones pasadas.

Si el primer día fue dinamita, el segundo fue una bomba nuclear desde el comienzo con una invitación a un concierto improvisado y secreto de Goatmoon en su propio local de ensayo. Pero como confluía a la misma hora con otro concierto que ansiaba por ver y el no ser posible usar la cámara para grabar o hacer fotos tome la decisión errónea y de la que ahora me arrepiento de no asistir. Los finlandeses Morgal fueron los encargados de inaugurar la jornada con un horario matinal demasiado tempestuoso para cualquiera que tenga demasiadas horas acumuladas en las piernas y cervezas de más en la noche anterior, esto no es más que una forma elegante para decir que me quede dormido y me perdí un grupo por el que tenia curiosidad, con cierta distancia, me recuerdan a una versión aún joven y algo menos densa que Neutron Hammer. Finalmente llegue a medio concierto del ente finlandés And Oceans y su extraña propuesta, músicos que han transcendido del black o el death para hacer lo que les salga de los mismísimos y mezclar todo con un industrial lisérgico que tuvo su momento en la escena finlandesa en algún punto de la década del dos mil. Momento cumbre de su concierto fue la aparición de Spellgoth ataviado con un vestido de mujer y una raja en la entrepierna por donde su nurzo salía a tomar el aire. El siguiente concierto y uno de los favoritos del día fue el que dieron los canadienses Deletere, representantes durante este día del quebecois black metal, con un flamante nuevo EP bajo el brazo titulado Theovorator: Babelis Testamentum y con una actitud arrolladora que ponía el listón muy alto. Mal por programar esta banda tan pronto pero entre tanta canela es difícil hacer una selección correcta. Thorleif uso al mismo equipo de músicos para el directo que la noche anterior vimos en Monarque y esta gente no acuso el pasar la noche trasegando cervezas como auténticos cosacos, salieron a vencer, se llevaron de calle a la gente con un concierto brutal que desbordaba fuerza, entendible por otra parte si tenemos en cuenta las escasísimas oportunidades que tienen esta gente de venir a tocar ante el público europeo.

Los noruegos Aeternus volvieron al ruedo de la mano de sus compatriotas Dark Essence Records en el 2018 con el disco Heathen y aunque se enfrentaban a un horario y el sol del mediodía consiguieron atraer a bastante publico y dar un recital que sonó a batería de artillería descargando ráfagas. Potente, muy potente; su ultima transformación musical en death metal atronador siguiendo la pequeña pero creciente corriente noruega que vierte hacia lo progresivo, trabajado y laberintico siempre resulta ser un delirio para los sentidos cuando lo ves en directo. No se del todo bien cual es el estatus de la banda y si están al cien por cien en activo listos para hacer conciertos de forma más estable, pero necesito volver a ver a esta gente.

Con un estilo diametralmente opuesto, los finlandeses Totalselfhatred en el escenario cubierto sorprendieron. Sorprendieron quizás porque su DSBM parece estar más alejado del black metal propiamente dicho y más cerca del post-rock, combinación ganadora si me preguntáis, muy apropiada para los directos en los que son algo más que una experiencia donde hay música de fondo. Totalselfhatred crea y transmite una atmosfera intimista, de introspección y melancolía tan envolvente que resulta imposible escapar. Una pena que en la segunda canción su cantante rompiese una cuerda de su guitarra y le costase casi los diez minutos que duraba para cambiarla, pero solventaron con profesionalidad el percance. Muy buenos, en serio.

Uno de mis favoritos, los ingleses Grave Miasma quienes quizás merecieron un horario más competitivo en un cartel difícil plagado de nombres ilustres, su densidad y oscuridad cavernaria quizás desluzcan bajo un sol que atiza fuerte pero, no obstante; fueron tan demoledores como siempre les he recordado. Tan solo me ha llevado dos años volver a poder verles en directo y dejarme demoler por la apisonadora que crean en directo, ahora solo falta pillarles en algún tour en una sala pequeña donde de verdad se verá su potencia e intensidad.

Gaahls Wyrd lleno la sala a pesar de tocar a las cinco de la tarde, y es que el bueno de Gaahls siempre crea expectación asumo que al magnetismo y extrañeza de su persona por un lado y el misticismo de las historias sobre sus actos del pasado. Hacia exactamente un mes que le vi en Oslo y a pesar de comenzar con las mismas tres canciones el set list divergió enfocándose más en el material de su disco nuevo. Concierto con movimientos y actitudes ensayadas que dejaban muy poco a la improvisación pero que admito que me gustan, por la teatralidad y lo bien que queda para grabar video y que no deja de ser una parte cuidada del todo para crear una experiencia diferente. En este sentido la gente del black metal nórdico juega en otra liga.

El único pero de todo el día, tristemente para el trio filipino afincado en Costa Rica que resulto difícil de ver. Había mucha expectativa por ver el caos y agresión directa de Deiphago, al menos por mi parte tras analizar durante un mes entero I, The Devil  de camino al trabajo. Brutal y violentos como ellos solos creo que se pasaron de rosca y no calibraron bien resultando el directo en un mejunje atronador al que costaba encontrarle sentido. Quizás fuesen los nervios de comenzar un tour europeo, el estar en un festival con músicos que estaban demostrando mucho nivel o vete a saber por que, pero termino pareciendo más un ensayo que un concierto donde nada sonó como debió sonar y no fue por falta de ganas precisamente. La mano ensangrentada del guitarrista da fe de ello.

La siguiente hora y medía la pasé más bien deambulando en vez de prestar propiamente atención a los conciertos. Primero con los ucranianos Kroda, a pesar de que su frontman sea de la cofradía del hierro y la santa mancuerna cromada, su black metal folclórico pagano que tanto se estila y triunfa en los países eslavos y goza de amplio seguimiento en Finlandia no consigue apelarme ni motivarme. Cada vez que veo un concierto de estos es como si estuviese en una feria medieval donde todo es cartón piedra y con Kroda tuve la sensación que eran Nokturnal Mortum mal. No puedo con las flautas y cada vez que disparan esas partes siempre me viene la escena de Martin Prince dándole a la flauta. Los noruegos Einherjer y su propuesta vikinga blackrollera movió muchas cabezas, pero resulto cansino al poco tiempo. No obstante, entraron bien para desintoxicar los oídos con algo menos apabullante. Los suecos Naglfar parecen volver a estar activos y a pesar de que sus propios integrantes no estuviesen del todo contentos con lo que definieron caótica actuación, por mi parte puedo añadir que los fallos que tanto les disgustaron no se notaron desde fuera.
Ahora ya si, aquí comienza la traca final de toda esta artillería con nada más y nada menos que con los veteranos holandeses Asphyx, grupo absolutamente reverenciado y respetado. Old school death metal de la escuela holandesa, la primera mitad de los años noventa volviendo y dándote un puñetazo en la cara. Los holandeses demostraron cercanía y una humildad que se agradece, tablas de sobra para dar un concierto muy engrasado funcionando como un reloj de precisión suizo.

La fiesta del death metal siguió gracias a la vuelta de la ya leyenda Vital Remains, quienes a pesar de carecer de Suzuki en esta nueva etapa Lazaro sigue manteniendo el nivel alto gracias al excelente trabajo en la guitarra de Caio Kehyayan. Muy entretenidos de ver gracias a su frontman, quien desde el inicio se encaró con la valla que separa al publico llegando al punto de saltársela, meterse al publico e incitar a un circle pit. Finlandeses haciendo circle pits, a su manera eso sí, manteniendo su seguridad de distancia y chocando fuerte, pero a cámara lenta. El conseguir esto de por si es una proeza entera porque dudo que puedas encontrar a un público más parado. Viendo a Vital Remains me di cuenta como los americanos y europeos somos con la noche y el día en cuanto actitud tanto grupos como público, a veces pecamos de ser demasiado calmados y los grupos que vienen con demasiada energía no se ven correspondidos, quedando algo que a veces ha sido hasta patetico de ver. En este caso los americanos levantaron a los muertos de su tumba para animar el vergel y quedo en un concierto bastante memorable.

Otra vuelta más con fechas seleccionadas mientras supuestamente se dedica a grabar un nuevo álbum, kanwulf ahora es Ash; denostado; vilipendiado, acusado y en general, nulamente respetado vio como tuvo que demostrar ante una audiencia que abarrotaba el recinto si Nargaroth merece que su nombre este en la élite o por el contrario siga defenestrado gracias a sus mentiras de juventud. Al margen de la opinión sobre su persona, el concierto de Nargatorh me pareció la epitome de lo que debería ser el black metal en directo: comenzando con una parte más introspectiva en la que no dejaba de gesticular de forma excesivamente afeminada, meter Black Metal Ist Krieg a mitad como punto de inflexión y las canciones más abrasivas para un final lleno de tensión gracias al crescendo de intensidad. Las partes más flojas y prescindibles fueron sin duda las canciones de Era Of Threnody¸ bien se las podría haber ahorrado, unir quince minutos y dedicárselos a Seven tears are flowing to the river, pero nada; no hubo suerte. Me gusto el concierto y lo disfrute a pesar de todo lo que se pueda decir de él, su credibilidad y su respeto.

Llegamos a la gala final con una multitud que nunca había visto en este festival, dos años después los polacos Mgla volvían a repetir en el mismo escenario. Llegaban con incontables kilómetros a sus espaldas tras empalmar dos giras seguidas, la última y recién finalizada junto a los canadienses Revenge. Esta gente es incansable y sigue mes a mes al pie del cañon y no solo por esto merecen respeto, si no por haber sido el germen de toda una oleada de subproductos que tratan de emular malamente la estética del sonido melancolico-melódico de Mgla. Los polacos tienen en Finlandia un autentico filón, no en vano fue Mikko Aspa quien aposto por ellos desde el inicio y ha seguido editándoles hasta hoy dia. Por una vez pude ver ya un set totalmente diferente… es broma, se han pasado los últimos tres meses tocando exactamente lo mismo, pero bueno; lo sigo disfrutando como un auténtico enano.

.
Ya por fin, el autentico reclamo del festival; highlight absoluto y rareza de conseguir: Marduk tocando Panzer Division al completo. Después de haber visto estos años a Marduk tocando lo más variopinto de su discografía, desde el concierto doble de aniversario en Norrkjøping y la reunión con Legion a las voces, o aquella noche donde Alan Averill hizo las voces claras para una titánica Accuser/Opposer, todo tipo de set lists a lo largo de muchos países pero nunca, nunca Panzer Division. De verdad que siento mucho por los que hayáis tenido que tragaros la gira de Viktoria, ese descendiente bastardo de Frontschwein que nunca debió ver la luz del día, de verdad que siento que este engendro tenga una gira dedicada a presentarlo cuando tienen auténticos himnos en su legado.

Empezaron con una intro marcial que daba paso a Panzer Division, Baptism By Fire, Christraping Black Metal y aquí ya resultaba la apoteosis, con la intensidad y fuerza que nunca les he visto tocando el que sea bajo mi punto de vista uno de los discos de black más violentos y agresivos que hay. La incorporación definitiva de Simon Schilling a la batería ha sido un acierto y atenuante en transmitir violencia sonora, ya que es incluso más rápido que Fredik Widigs quien no era precisamente un manco. Tan rápido que la mayoría de las canciones iban fuera de tempo y demasiado aceleradas hasta el punto de simplemente volarte los sesos. Media hora de reloj y tras finalizar con Fistfucking God’s Planet el set list de Panzer Division, retirarse a tomar aire volvían con Werwolf y ahí fue donde me cague en sus muertos por mancillar lo que acababa de suceder con semejante chapuza pero gracias a dios lo que siguió fue un compendio de temazos de diferentes discos. The Levelleing dust, increíble y que les he visto tocar en unas cuantas ocasiones, Of Hell’s Fire deel infravalorado Nightwing y precursor de precursor de Panzer Division en la trilogía de Sangre, guerra y muerte y para cerrar con el glorioso y atemporal himno Wolves para irnos a casa totalmente eniestos.

Balance de esta edición de Steelfest Open Air en Hyvinkää: gente y ambiente agradable como de costumbre, una mierda el haber perdido mi maleta nada más llegar por simplemente no tener tiempo ni para dormir, me han gustado las mejoras del festival y las expectativas para que siga ampliando y creciendo están ahí. Tan solo espero que no terminen vendiéndose al capital y a las hordas de los turistas del Metal que juegan a pretender durante un fin de semana. Os invito a que vengáis conmigo el año que viene.



Separator

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2019 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.