Never Surrender Festival, dia 3


cartel
  Sitio: Columbia Theater, Berlin
  Fecha: Saturday 03.11.18
  Fecha de la publicación: Wednesday 26.12.18
   Organizador: Iron Bonehead Productions & Nuclear War Now!

  Reseñado por: Ivan S.

Comparte este enlace en: Separator

Vamos con la crónica del ultimo día del Never Surrender en Berlin. Este sábado encontré todo lo que buscaba y ansiaba desde hace tiempo: tener en la misma sala a grupos que se dedican al macarrismo más extremo, regado con unas buenas cervezas alemanas y un ambiente de franca camaderia, buen rollo y por parte de las bandas muchas ganas de impresionar a la audiencia y resto de bandas con las que compartían escenario.
Empezamos el día con uno de mis favoritos, los alemanes Lihhamon. Trio al que llevo siguiendo desde su debut con Doctrine, disco que fue parte de mi top 10 de aquel año y al que siguieron un EP y un Split al año siguiente. Tuve la oportunidad de conocerles y lo que encontré a auténticos devotos del war metal, fanáticos absolutos del genero que dan rienda suelta a suelta a la bestia que llevan dentro para ofrecer un concierto brutal, agresivo y que resulta ser puñetazo tras puñetazo en la cara. Porque esto es Lihhamon señores, intensidad absoluta que no deja espacio a la relajación auditiva y a la que considero actualmente una de las mejores en este subgénero a nivel europeo. El concierto del trio fue de lo más brutal y enérgico que te puedes echar en la cara, aprovechando hasta el último segundo los treinta minutos de su set tocando absolutamente todo sin descanso y contaron con Ryan Forster de Blasphemy a la guitarra para su última canción. Devoción absoluta por estos chavales y una autentica pena que el grupo haga un paron de forma indefinida. Espero que vuelvan con ideas nuevas, energía renovada y más terrorismo musical en sus futuros álbumes.

 

Teniendo el difícil papel de superar la descarga del trio alemán, Temple Desecration llegaron ataviados con cadenas bien gruesas al más puro estilo de los polacos. Más que dispuestos a no quedarse atrás, con el sonido denso de su último trabajo Whirlwinds of Fathomless Chaos, plomizo y aplastante que oscila entre velocidades frenéticas con pasajes lentos y agobiantes que recuerdan al death doom más pútrido imaginable; y si no escuchad Covenant y sus 12 minutos de puro dolor ritualistico. Estos polacos ciertamente elevaron el nivel del último día siendo nada más que la segunda banda del cartel y demuestran que a pesar de su corta discografía, son una joya dentro de este subgénero tan saturado siendo capaces de poner sobre la mesa una vuelta de tuerca más.
 

Los noruegos Faustcoven serían los encargados de intentar superar el nivel alto que habían dejado. Faustcoven es una rara avis de Noruega que no suena salida de Noruega, grupo que nacio siendo el esfuerzo musical personal de Gunnar Hansen y que pronto se convirtió en dúo para terminar siendo lo que es hoy día, un quinteto que funciona francamente bien en directo haciendo funcionar su black-doom metal de una forma apabullante y envolviendo toda la sala de una atmosfera oscura y decadente. Musicalmente andarán cerca de grupos del estilo a Cultes Des Ghoules o Mortuary Drape que emanan de un savoir affaire más clásico. Su último disco In The Sadhow of Doom de este mismo año es una joya que ha pasado inadvertida por demasiados radares Faustcoven dieron un concierto muy bueno en el que se agradeció rebajar un poco la intensidad y rudeza al menos durante un set. Fue curioso ver como el cerebro de todo esto se escondía donde los focos no conseguían arrojar luz, eludiendo cualquier tipo de merito convirtiéndose en una simple sombra con una guitarra que pululaba por la parte trasera del escenario. Esto mientras el señor Samson Isberg mostraba el lado opuesto, un arrojo tremendo sobre el escenario ayudado de una voz cavernosa que casa perfectamente con la suciedad y oscuridad de Faustcoven. Grupo de diez.

Remontando la agresividad con la maquinaria de guerra de los canadienses Necroholocaust, quienes se presentaron en formato trio debido a problemas de visado de uno de sus guitarristas. Supliendo esta carencia hasta el punto de que no se notase nada más por el gran esfuerzo que hizo su frontman, llevando el solo la tare a de los solos mientras seguía haciendose cargo de las voces. Uno de los grupos más agresivos y directos que he visto, con uno de esos baterías que destroza el kit a ostiazos y voces ultra-guturales. Si no conocéis el grupo, basta decir que de sus casi 20 referencias desde que comenzaran su andadura solo tienen un disco, el resto son splits o EPs. Eso dice todo de la actitud.

Con los australianos Temple Nightside comenzábamos el periplo del descenso al agujero negro más profundo del underground del metal. Los australianos y neozelandeses han creado escuela con su particular estilo de puro dolor y veneno musical que tantos han empezado a seguir y directamente imitar en Europa. Lentitud, sonido denso y plomizo que cae como una losa creando atmosferas bastante opresivas que no resultaron nada fáciles de digerir para los asistentes, más teniendo en cuenta que enfocaron gran parte de su set en su último disco Recondemnation, un auténtico mazazo y vortex de oscuridad que oscila sobre el doom más obstuso y difícil que he visto tocar en directo. Estuve viendo más de la mitad del concierto tras la batería y después del concierto no me quedo más que felicitarle, mucha gente toca rápido, pero tocar despacio y con control no es para todo el mundo y el hombre tras los tambores en Temple Nightside dio un recital de intensidad supina sin la necesidad de acudir a la velocidad como elemento vehicular. Quedé tan impresionado que fui directo al merch a comprar el LP así que obviamente, es otro disco y grupo que recomiendo.

 A modo de corte entre dos grupos australianos pudimos ver a los chilenos Unaussprechlichen Kulten, auténticos titanes del subsuelo chileno que hicieron un veni, vidi, vinci de manual. No tenían nada fácil, ni por el nombre del resto del cartel ni por la potencia de los grupos que vimos en general, pero el cuarteto chileno salió y simplemente se quedo con todo el personal. Ataviados con ropajes al estilo de Destroyer 666 llenos de cuero y muchas tachuelas para traer sobre la tarima su ultimo disco Keziah Lilith Medea (Chapter X), cuarto álbum además de un buen puñado de Split que llevan a cuestas tras sus casi veinte años de existencia. Kulten practican un death metal enrevesado, técnico a nivel compositivo con estructuras y transiciones haciendo que las escuchas de sobre todo sus últimos trabajos sean rápidas y dejen con ganas de más. El directo su blackened death resultó tan apabullantes como para llevarse la ovación del publico en más de una ocasión y quizás a nivel técnico, entre tanto war metal y demás grupos de velocidad absurda estos chilenos fueron de los que más calidad demostraron con sus instrumentos. Aún se me ponen los pelos de puntas con los solos de guitarra que hay en Keziah.

Con oscuridad absoluta sobre la sala, luces rojas y mucha sombra llegó el sgeundo grupo australiano, Grave Upheaval quienes con miembros de Portal o Temple Nightside volvieron a desencadenar otro ritual lleno de pesadez y podredumbre. Sonando incluso más densos y con una voz aún más cavernosa que sus predecesores australianos, consiguieron mantener al publico en un estado constante de hipnosis colectiva gracias a los monstruosos riffs y canciones envolventes con una dinámica de construir los crescendos a base de repeticiones infinitas. Ver a Grave Upheaval es el menosprecio más grande que puedes hacerte a ti mismo, creo que pocas veces lo he pasado tan bien de pasarlo tan mal, que un grupo consiga a través de la música crear una sensación de opresión, algo incomodo de sentir y que acabe siendo muy agobiante. Volvería a verlos sin dudarlo.

Uno de los últimos grupos de la noche, los portugueses Black Cilice muy anticipados y que ha generado muchas expectativas y un seguimiento grande en el underground. Sigue siendo un misterio si es obra de una sola persona o hay todo un grupo detrás, lo cierto es que ya han dado un par de conciertos y a pesar de perder la fuerza y sequedad que les dan sus producciones tan crudas y destripadas, no se puede negar que sonando bien ecualizados también tienen muy buen fuste. Creo que la sensación de desasosiego que transmiten a través de sus atmosferas musicales estuvo también muy presente, aunque el echo de que la voz estuviese de forma tan frontal y fuerte en vez de enterrada me sacaba un poco de la inmersión durante la experiencia de verlos, resultaba ser demasiado aguda, chillona y no estar bien balanceada en comparación con la instrumentación, haciendo que sobresaliese demasiado y siendo justo lo contrario a lo que sucede en sus grabaciones. Aún así, haber visto a uno de los grupos que más me han gustado e interesado estos últimos años me deja muy contento.

Llegando al plato fuerte del festival, un nombre que es un peso pesado dentro del underground, los padres del war metal, leyendas vivas. Blasphemy. Esta gente ha sabido mantenerse arriba a pesar de seguir viviendo de las rentas de cosas que grabaron hace casi treinta añazos ya. Esperaba un sonido en directo más enfocado a Fallen Angel o Gods Of War, ese sonido bastante punki, sucio, desarrapado y maquetero. Lo que vimos fue a Blasphemy con un sonido nitido, denso y super pesado, sonando totalmente modernos y actuales. La voz del señor Buhl sonaba muy baja simplemente porque al hombre no le quedaba ni voz y tuvo que recibir un capote por parte de Foster y el mismo bajista de Temple Nightside y Vassafor. Mención especial al animal que han reclutado de batería, nada menos que la persona que tocaba en grupos que seguía hace una pila de años: Lord Gore y Engorged. El único pero es que no quisiesen tocar un par de temas más al terminar el set a pesar de la enorme ovación que se llevaron. Cerrando la crónica y como valoración sobre el primer Never Surrender: repetiré sin dudarlo. Buen ambiente, line up brutal y un festival que es como andar por casa.



Separator

Próximos eventos

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2019 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.