Never Surrender Festival, dia 1


Never Surrender Festival
  Sitio: Columbia Theater, Berlin
  Fecha: Thursday 01.11.18
  Fecha de la publicación: Martes 13.11.18
   Organizador: Iron Bonehead Productions y Nuclear War Now!

  Reseñado por: Ivan S.

Comparte este enlace en: Separator

Damos por concluida la primera visita oficial de la delegación de Friedhof Magazine a la capital Teutona, invitados y acreditados por la dupla Nuclear War Now! e Iron Bonehead para ser testigos del primer Never Surrender Festival. El festival recoge el testigo donde lo dejó Nuclear War Now! Fest, evento que se celebró hasta en cinco ocasiones en Berlín y que ahora ha vuelto aglutinando bandas del roster de ambos sellos, por lo tanto la calidad y música extrema estaba asegurada dando vida al festival con uno de los mejores line ups del año en suelo europeo. Sold out absoluto para ver a bandas traídas desde Chile, Colombia, Estados Unidos, muchos canadienses y su escuela de garrulismo en Ross Bay, Japoneses, Australianos, Neozelandeses o varios países europeos, acompañados de una buena congregación amantes del sector más extremo del panorama underground.

El pistoletazo de salida para el primero de los tres días fue para el grupo Iraní afincado en Alemania Mogh, dúo que descargo su visión de black metal anti-islamista, con conocimiento de causa y acompañados de una muchacha que hizo una performance donde temrinó enseñando los pechos. Un grupo bastante interesante de escuchar, quienes alternaban medios tiempos bastante agónicos que rozaban un doom muy oscuro gracias a pausas centradas en construir atmosfera. Grupo interesante para descubrir una versión más del amplio espectro que registra el black metal, Mogh añaden instrumentación étnica para darle otra vuelta de tuerca.

El segundo grupo fueron los alemanes Abyssous, quienes pusieron sobre las tablas su último EP titulado Mesa editado este mismo año. Este trio practica un death metal corrosivo y que ha evolucionado a sonidos más densos desde su anterior trabajo pero manteniendo su aura oscura y magnetisco. La esencia de vieja escuela sigue viva y sobre el escenario sonó como una autentica apisonadora, tónica que por otra parte se repetiría a lo largo del festival. Abyssous aprovecharon su escasa media hora dando un concierto bastante potente.

Los mejicanos Sacrocurse fueron los primeros de los varios representantes sudamericanos en tocar creando expectación por parte del abundante público del mismo origen que había en la sala y que lleno las primeras filas, caldeando el ambiente y jaleando sin parar. Sacrocourse nace directamente de otro grupo mítico como es Morbosidad a través de la legión de músicos que han pasado ya por sus filas, haciendo black/death de vieja escuela, directo y sin concesiones al más puro estilo sudamericano, manteniendo el sonido con ese toque de suciedad y crudeza que mantiene interesante un estilo cada vez más saturado. Por energía y entrega fue uno de los conciertos que más me gustaron de la noche y ciertamente un toque de atención para catar su último EP, fechado en 2017 bajo el título Gnostic Holocaust.

El cuarto grupo del jueves fueron los suecos Jordablod, uno de los grupos que si había seguido previo a venir al festival ya que gente de este trio de Malmö esta también involucrada en otro proyecto bastante amo que se llama Ultra Silvam. Ambos grupos son como el ying y el yang, el black metal de corte melancólico del primero versus el terrorismo sónico al estilo de la escena de Trondheim del segundo. Jordablod fue posiblemente el grupo que tuvo peor sonido de la noche, sonando a masa deforme que no dejaba apreciar la variedad de matices, intensidad que consiguen crear en sus canciones o la voz que sonó simplemente tan desfasada que obligaban a clavarse los tapones hasta el fondo de los oídos. Fue una autentica lastima porque dudo que vaya a encontrarles de nuevo en otro cartel. Aún así escuchad su disco de debut Upon My Cremation Pyre en el cual dejan patente una muy buena evolución desde su primera demo.

El quinto concierto y con una imagen y actitud que atrajo bastantes miradas fue para los japoneses Evil. Nunca se adivinar la edad de los asiáticos pero diría que estos chavales son extremadamente jóvenes y demuestran un gusto curtido que roza devoción por lo clásico. Estilo de vestir al estilo Leather de Judas Priest y en cuanto a sonido andan cerca del thrash teutón de mediados de los ochenta y con voces parecidas a lo que hacían los italianos Bulldozer en su primera época. Si añadimos a este coctel speed y proto-black metal tenemos autentico worshiping old school que solo puede salir de países como Japón donde llevan el purismo hasta extremos inconcebibles. Escuchad Rites Of Evil si no me creéis y junto con los alemanes Abyssous fueron los que más me gustaron del primer día. Evil me gustaron tanto que les compré el vinilo y les obligué a firmarmelo.

El sexto grupo de la noche fueron los belgas Possession, quienes elevaron el nivel de brutalidad destrozando nuestros tímpanos gracias a un concierto brutal, enérgico y la actuación tan visceral y sobrehumana de su cantante, a quien el escenario simplemente se le quedo pequeño. Si el nombre de estos belgas no os dice nada quizás os convenga echar unas oídas al último Split que han sacado este año junto a Black Witchery y Nyogthaeblisz o el frenético y excelente Exorkizein editado en el 2017. De acuerdo, no proponen nada nuevo en un genero tan trillado, pero personalmente encuentro bastante única el estilo de voz y hace que sea bastante adictivo.

El ente misterioso Irkallian Oracle fue el segundo grupo sueco de la noche, con dos discos bajo su haber son unos de tantos que siguen la estela de los australianos Portal y el sonido tan denso que se ha vuelto no solo su seña de identidad, si no que un subgénero más repleto de clones. En España tenemos algunos de estos que incluso han llegado a fichar por Season Of Mist. Siempre resulta una experiencia curiosa ver un concierto de este palo, ponerse en las primeras filas y dejarse apabullar por una muralla de sonido te guste o no este tipo de música que ciertamente no es para todo el mundo. Irkallian Oracle estuvieron a la altura y dejaron con la boca abierta la sala entera.

El último grupo que vi fueron a los míticos speed-thrasers canadienses Witches Hammer, quienes tenían entre sus filas a Marco Banco, el musculado hamijo que nos recuerda que la porra manda y que fue unos los guitarristas que grabaron Fallen Angel Of Doom de Blasphemy en el 90. Francamente el concierto empezó siendo un desastre, faltándoles un guitarrista, tocando como si les diese vergüenza estar delante de la gente y con abundantes fallos de sonido. Entonces, tras las dos primeras canciones salió Marco al escenario, se colgó la guitarra y tiraron abajo el recinto con otra actitud diferente, solos de guitarra que resultaban cañonazos y entrega absoluta por parte del público.

Tras el concierto de los canadienses llegaban Kawir, pero al ser jueves y no tener ni idea del transporte en la ciudad, decidí que era muy buen momento para retirarme, coger el último tren y dar por terminado el día llendome a casa con muy buenas sensaciones por el ambiente tan distendido y sobre todo, que narices, feliz tras una jornada de puro metal extremo underground.

Puedes ver la galería completa de fotos del evento en Tales From The Frontline.



Separator

Próximos eventos

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2018 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.