Kill-Town Deathfest 2019 (Sabado 7)


poster kill town death fest 2019
  Sitio: Pumpehuset, Copenague
  Fecha: Saturday 07.09.19
  Fecha de la publicación: Thursday 24.10.19
   Organizador: Killtown Bookings

  Reseñado por: Ivan S.

Comparte este enlace en: Separator

Vamos con el tercer día de metralla pura en Killtown Death Fest. Un día que prometía muchísimo con grupos a los que tenia altas expectativas por ver. Comenzando con los dos grupos en el escenario al aire libre, Bastard Grave de Suecia y los israelitas Har. Estos últimos eran el highlight del día, tras descubrir su nueva demo Anti-Shechinah salida desde el desconocido underground israelí; esa escena que queda por explorar. Lamentablemente, para disgusto y enfado conmigo mismo me desoriente en el metro; di más vueltas que una peonza por la ciudad y llegue justo cuando terminaba su concierto. Mi día comenzó con los australianos Ignivomous y su death metal ultra denso que tan bien trabajan en las antipodas. Death Metal en la línea de Immolation pero con esa cavernosidad que tanto satura la cabeza y que tanto se lleva en esa escena. Ignivomous además cuenta con Chris Volcano a la batería, batería original de Destroyer 666 y que literalmente me dio miedo cuando le grababa y se giraba a verme con mirada de psicópata aunque luego tuve el gusto de hablar con el en el backstage y no se le borraba la sonrisa, un tío afable. Ignivomous presentaban su último disco Hieroglossia lanzado este mismo año a través de Nuclear War Now! Que sono esa tarde como una autentica avalancha. Grupo que no conocía y que recomiendo.

El segundo grupo que vi este día fue Taphos, a quienes llevaba queriendo ver desde que me hice con sus demos a través de Blood Harvest hace unos cuantos años. Bajo mi punto de vista y análisis, Taphos son uno de los máximos exponentes del resurgir de la escena danesa y sobre todo de la efervescente Copenhague, obviamente no son los pioneros de esta edad de oro que vive la escena danesa, pero si que han sido los que han conseguido que muchas miradas presten atención y se interesen por lo que se cuece en este terruño. Lo que no esperaba fue la juventud de este cuarteto, dada la calidad de sus discos y alto nivel compositivo esperaba gente mayor a los instrumentos.

Pero no, grata sorpresa ver el fervor de la juventud sobre las tablas detonando bombazos tralleros de death metal, uno tras otro sin descanso para ellos ni para los oídos del público. Ultra intensos y salvajes, animales puros de directo con los que contaría si me diese por organizar un festival. Mención especial al salvajismo de su batería turco, un chaval diminuto que parecía un pulpo hasta arriba de anfetaminas, menudo carisma, resistencia y cadencia de golpeo que tiene.

De nuevo en el escenario principal y con una estética bastante atípica llegaban los canadienses Antediluvian. Enfundados en una especie de poncho de camuflaje con vectores de nieve conjuntado con vectores de bosque, descargaban su death metal cavernoso. Antediluvian es uno de esos grupos que son extremadamente difíciles de digerir, con su muro sónico tan denso y correoso que tan solo en disco cuesta aguantar. Así que no quiero ni explicarlos como fue la experiencia de verlos en directo, cuando oscilan de partes rápidas al death-doom resultan avasalladores y terribles en el buen sentido.

Cambiando al escenario pequeño para ver a los americanos Of Feather And Bone, con quien tuve la oportunidad de hablar durante el festival y resultaron ser unos chavales afables y majos, aunque con una forma y estilo de expresarse de flipadisimos que he aprendido que es la norma común entre los yankis. Estos chavales han tenido bastante atención con su último disco Bestial Hymns Of Perversions editado bajo la tutela de Profound Lore. Mi veredicto viendo su trayectoria es que su evolución musical ha consistido en apostar por la moda del momento cuando empezaron en el 2014 con su 7” Adorned In Decay, el core-punk e incluso neo-screamo con orejas dilatadas al estilo Resurrection Fest. Una vez muerta y enterrada esa moda mutar a la luz que más alumbre al momento, en este caso death metal. Francamente no están mal, el directo fue salvaje, directo, entretenido y bueno.

De vuelta en el escenario principal con los también canadienses Mitochondrion, quienes siguen una estela parecida a sus compatriotas Antediluvian. Sonando algo más ligeros y pero igualmente monstruosos, desarrollando canciones de estructuras repetitivas y complejas de death/black que roza el doom en ciertas partes fueron un autentico cañonazo que no rebajaba la intensidad de la jornada. A su disco Parasignosis le he dado bastante vueltas y lo recomiendo mucho a los seguidores de Portal ávidos de experiencias lisérgicas e ilusorias a través del death metal más obsceno.

Vamos por fin con uno de los grupos que más anticipaba durante Kill Town Death-Fest, los americanos Superstition. No defraudaron en absoluto, clavaron cada uno de los temazos de su disco The Anatomy Of The Unholy Transformation del 2019 y lo poco que tocaron de su demo del 2018 Surging Throng Of Evil’s Might. Habiendolos descubierto este mismo año y haciéndome primero con la demo y el LP debut meses después solo puedo decir que no tengo nada más que palabras positivas tras poder ver su descarga de death metal ultra detallista en directo. Uno de los discos del año sin duda por parte de un grupo que ya es élite de los que mantienen viva la llama del death metal de vieja escuela.

El verdadero plato principal de esta noche venia servido con guantes y en bandeja de plata gracias a los californianos Vastum. Siempre estoy diciendo que “fue uno de los conciertos más salvajes que vi” y aunque trate de llevar una cuenta mental con un top de conciertos locos e insanos, creo que Vastum se llevan la palma desde que vi a los japoneses Sabbat el año pasado. Derroche puro de energía y actitud, muchísimo stage diving por parte de su giganterrimo cantante al que mantenerlo surfeando sobre el público debió costar un esfuerzo tremendo. Tetas sobre el escenario mientras Enigma Of Disgust machacaba las tablas y el público perdía el poco atisbo de control que les quedaba tras tres días de festival. Monumentales.

La contrapartida, claro; sal a tocar tras ese derroche de fuerza sobre el escenario recompensado con entrega absoluta por parte de una sala absolutamente abarrotada. Este fue el peaje que les toco pagar a los canadienses Phobocosm. Su death metal arrollador y denso como el engrudo no fue suficiente para apelar a un público necesitado de descanso. No fue escusa para que el quinteto saliera a defender su EP Everlasting Void editado este mismo año o sus anteriores dos LPs, todos bajo la tutela de Dark Descent Records. Como casi siempre sucede con los grupos canadienses y que Phobocosm no fue excepción, la brutalidad va de la mano con altas capacidades técnicas a la hora de componer pasajes complejos e intricados, cosa del sistema educativo de aquel país.

Terminamos la noche con los noruegos Obliteration cerrando el escenario principal. Caso curioso el del cuarteto de Oslo con la falta de aprecio en su propia casa en contrapartida del éxito que disfrutan fuera. Y es que el problema es que son de Noruega y no hacen black metal, cuando la mayor parte de exportación y marketing musical es precisamente para seguir vendiendo el black metal noruego, dejando muchas veces de segundones a grupos de calidad excelsa pero que trabajan otros palos. Otro lleno absoluto, gente coreando las canciones, un show correcto pero con la garra suficiente que se espera de la fuerza musical que desprende el death metal y en definitiva, éxito de Oblitearion liderando la tercera noche de Kill Town Death Fest.



Separator

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2019 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.