Inferno Metal Festival Norway 2019 (viernes 19)


Inferno Metal Festival Norway 2019
  Sitio: Rockefeller & John Dee, Oslo
  Fecha: Friday 19.04.19
  Fecha de la publicación: Friday 03.05.19
   Organizador: Inferno Metal Festival Norway

  Reseñado por: Ivan S.

Comparte este enlace en: Separator

Segunda entrega sobre lo vivido durante Inferno Festival en la edición del 2019. Tras la debacle del día anterior en el que me retiré con el cuerpo frio y malos augurios tuve que comerme mis palabras simplemente por higiene mental, no enfadarme por lo que al fin y al cabo son tonterías y pasarlo bien, que es a lo que hemos venido, a fin de cuentas.

La jornada comenzaba plantando un puñetazo sobre la mesa con los noruegos Ragnarok y su black fetido que es de agradecer entre tanta finura y ultraproducción que acostumbra últimamente el género. El cuarteto de Jontho empezó con retraso y tuvieron que acortar el set list dos temas, resultando más corto de lo previsto y que no se como influenciara en la grabación del dvd que hicimos y en el que participe con una cámara. Pirotecnia, explosiones, fuego, aparición estelar de Hoest cantando Blackdor Miracle y Murder con mucha mala leche, canciones que él mismo escribió en la época que era el cantante de Ragnarok. En general muy buen concierto pero corto para una sala que estaba a rebosar desde primera hora, lo cual es en sí una gesta importante.

El siguiente concierto que vi fueron los suecos Tribulation quienes recibían hasta la visita de sus madres y familiares para ver el concierto. Los suecos no cambian ni un ápice a lo largo de los años, aún tengo fresco el recuerdo de verlos en el 2016 sin saber quienes eran en un festival en Suecia y el quedar gratamente impresionado por su energía y actitud. Pasan los años y compruebo que esa energía y actitud no solo perdura si no que es la base sobre la que construyen su espectáculo del directo. Cada giro, cada baile, cada pose de rockstar están tan coordinadas que parecen ensayadas quedando un resultado final descafeinado de cartón piedra con poco o nada de genuinidad apto para todos los públicos. Publico en su vasta mayoría femenino, que a fin de cuentas ni echará en falta la época de The Horror y que desde luego sigue con entusiasmo la línea más asequible de Down Below. De aquí en adelante creo que solo podemos esperar música más digerible por parte de Tribulation con la que llegar a futuros consumidores de sus saltitos.

Volviendo a la sala pequeña para ver a los italianos Caronte que tras Superlynx (a quienes no vi) eran el segundo grupo Stoner/doom del día. Tenía curiosidad por ver el grupo de los tres hermanos italianos tras la lectura de su entrevista en el mega-fanzine Haalicht y ver como eran capaces de implementar su filosofía y estética ocultista con un Stoner/doom nada impresionante y genérico. El resultado de Caronte en directo fue exactamente eso mismo Stoner/doom genérico con un ritual de entrada antes del concierto y estética del palo junto a ornamentación del escenario. No obstante, rompiendo una lanza a favor del grupo, la música es bastante pegadiza y la voz resulta impresionante y potenciada gracias a la reverberación, aunque a estos niveles todos los vocalistas suelen ser excelentes.

Ni una pega para el resucitar de los suecos Vomitory, quienes ya habían visitado España un mes atrás dejando oídos sordos tras su paso. Que decir, realmente poco. Visualmente no dieron mucho juego ni falta que les hacía saltar por el escenario como a sus compatriotas que tocaron anteriormente, Vomitory lo suplían con death metal del que aplasta cabezas que junto al sonido de la sala tuvo como rehenes al público durante una hora entera en la que asombraron con su atronador death sueco y deleitaron haciendo un recorrido a su discografía.

Siguiendo con más suecos, cambiamos de escenario y estilo para ver a Skogen, grupo al que he tenido la oportunidad de ver ya en tres ocasiones y que me siguen flipando. Haciendo el estilo de black metal tan melancólico y personal que editan en Nordvis siempre resultan en conciertos muy inmersivos especiales de ver y en los que es fácil dejarse llevar si tienes la predisposición adecuada. Puro sentimiento. Bastante curioso que uno de los que tira del grupo este metido en algo tan opuesto como los grinder-festivos Birdflesh, pero supongo que un hombre puede llegar a expresar muchas de sus facetas. Lo dicho, Skogen es calidad, uno de esos grupos que quedan en las letras pequeñas de los carteles de los festivales que es donde se esconde la calidad y a veces hasta la dignidad artística. Esta noche el grupo pudo disfrutar de una respuesta que lleva mereciendo durante años, una sala llena en la que disfruto el público.

Que decir ya de los polacos Mgla, auténticos incombustibles en tour perpetuo. Es indiferente que toquen prácticamente siempre el mismo setlist y también es indiferente que verles pueda llegar a ser soporífero, cuando Mgla tocan el tiempo y el espacio se colapsan sobre si mismos en un deja-vu perfecto donde el sonido nunca falla y ver a su batería sigue siendo pornografía musical en la que estoy seguro que los músicos asistentes como publico se regocijan como auténticos gorrinos. A estas alturas solo queda hacer una reverencia de respeto por esta gente, auténticos currelas que noche tras noche siguen tocando y levantando un fanbase más amplio, sin trampa ni cartón fieles a su propia formula que tan buenos resultados les esta dando.

Como cabeza de cartel en la sala menor tuvimos a The Ruins Of Beverast y que tras verlos el mes anterior en Bélgica tuve la oportunidad de volver a ver para formar una opinión validad. A pesar de fallos aquí y allá, la mayoría siendo responsable su alma matter y mente maestra del grupo al no darle la voz y soltar unos gallos en los que parecía que una señora mayor había robado el micrófono; el grupo en conjunto sonó más contundente, más pesado y robusto. La dinámica de su concierto siguió siendo la misma que el mes anterior, comenzando con material reciente donde las canciones son muy elaboradas pero que abusan de la repetición para crear clímax y que hace que los temas se alarguen hasta los diez minutos con estructuras progresivas. La segunda mitad y final del concierto es donde sacan a relucir las guitarras de siete cuerdas para sonar oscuros y sobre todo muy plomizos, trabajando un estilo que me recordó a los conciertos de Temple Nightisde, Vassafor o Grave Upheaval y estos grupos que son capaces de abrir un agujero negro delante de tus narices. Buen concierto y siempre que pueda volver a ver a The Ruins Of Beverast haré un esfuerzo para que suceda.

Por último y para cerrar la noche a ritmo de AC/DC bajo expectación máxima, un camaleónico Peter Tangtren descendía de su nave espacial junto a sus Hypocrisy para abducirnos. Parábolas aparte sobre su temática marciana, la producción que trajeron fue de diez creando una replica de nave espacial. Voy a hacer un ejercicio de honestidad y admitir que nunca he prestado atención ni escuchado a este grupo a pesar de conocerlos desde la adolescencia. De hecho el ver su producción y atrezzo junto al seguimiento que tienen me hizo darme cuenta que Hypocrisy no solo tiene un seguimiento enorme si no que son capaces de atraer a nuevos seguidores. Sobre el concierto, fue entretenido ver que ellos disfrutaban tocando y Tangtren siendo un auténtico mago de las cuerdas vocales donde a ratos parecía ser un tributo a AC/DC. No es mi rollo ni se acerca, pero me hicieron disfrutar como un niño pequeño y hace mucho que no conseguía algo así. Gran final de la noche si señor.



Separator

Próximos eventos

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2019 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.