Inferno Metal Festival Norway 2019 (sabado 20)


  Sitio: Rockefeller & John Dee, Oslo
  Fecha: Monday 06.05.19
  Fecha de la publicación: Monday 06.05.19
   Organizador: Inferno Metal Festival Norway

  Reseñado por: Ivan S.

Comparte este enlace en: Separator

Comienza el tercer día con fuerzas y fuerzas renovadas para afrontar otra durísima jornada de pasarlo bien en Inferno Metal con un line up interesante y que invita al optimismo. Realmente hay poca novedad para mi salvo alguna excepción, los nombres conocidos los he visto hasta la saciedad; aunque son de los grupos que resulta imposible cansarse. Ya sea por la siempre calidad de sus actuaciones o sencillamente por mi fanatismo reduccionista que me hace ver con ojos de niño pequeño a esa gente que admiro o música que me cautiva. Hablando en plata, si buscáis objetivismo id a otro lado porque aquí solo esta mi opinión de mierda.

Llegue tarde al primer evento del día cogiendo a medias el concierto de los alemanes Der Weg Einer Freihet, que traducido es El camino de la libertad. Un nombre a priori poco atractivo para un grupo de black metal. ¿Pero y si os dijera que esto no es black metal? Volvemos a movernos en la corriente de grupos post lo que sea que meten influencias de aquí y allá, mucho de post rock, otro tanto de melancolía y nada de black, toda la operación bien maquillo y empaqueto brillantemente para lanzarlo ese mercado que busca algo extremo pero sin pasarse; esa gente que quiere ser outsider pero siempre desde dentro y con algo aceptable. Y yo es que este concierto ya lo he visto unas cuantas veces si le cambias el nombre a Harakiri For The Sky, Downfall Of Gaia o cualquier otro grupo que se mueve en esta nueva ola, un deja-vú constante de inicio agresivo-transición melancólica-crescendo final explosivo con repeticiones que alargan la canción hasta un absurdo innecesario. Una formula que en directo sorprende en la primera canción pero que cansa y aburre enseguida. Me sorprende que este grupo estuviese en el escenario grande ya que no son ni por asomo material de escenario principal para un Inferno Fest, pero asumo que la pela es la pela y el trato entre managers con el festival seguramente merezca un bien jugado. El concierto desde luego que fue algo mediocre e indigno.

Hablando de mediocridad, fue lo que esperaba con Acârash pero en cambio me lleve un sopapo en la cara de Black & Roll infusionado en doom y todo muy sucio al que el sonido pulido del disco no le hace para nada de justicia con lo que escuchamos en directo. Con tan solo un disco en su haber esta gente ha estado bastante activa a nivel estatal en Noruega y creo que ha sido de sus primeros conciertos en el que han tenido una audiencia tan diversa y grande. Bien jugado también por la gente de Dark Essence Records quienes han metido prácticamente a mitad de sus roster a tocar en el festival durante este año. En retrospectiva y escuchando In Chaos Becrowned veo como algo que en directo rozó lo excelso en directo se pierde en la mediocridad del uno más al fallar miserablemente en capturar la potencia y esencia putrefacta que transmitieron. Concierto muy disfrutable de uno de los grupos con más actitud y presencia sobre el escenario de todo el festival de largo. Muy recomendables para todos los que no los conozcáis.

Por fin un highlight del festival con los finlandeses Impaled Nazarene, autentica maquinaria pesada e incombustibles con los que poder desfasar en el foso. Haciendo memoria desde la primera vez que les vi en el 2006 en la sala Tunk de Irún junto a Macabre y Jungle Rot, creo que es de las mejores veces que me lo he pasado viendo a estas bestias. A pesar de que los años y el abuso del alcohol pesan y pasan factura, el diminuto Mika sigue llenando el escenario aunque peque de estático en los conciertos. Como siempre con esta gente no falta el sentido del humor y el guiño al odio intervecinal compartido entre fineses y noruegos al bromear sobre los suecos o incitando a beber y follar al personal. La verdad es que no tengo idea de que esta tramando esta gente pero para ser uno de los únicos dos conciertos que han dado este año se les ve en plena forma, veloces y capaces de seguir repartiendo zapatilla. Creo que hay por ahí fotos mías flotando sobre el personal y me quedo con eso.

Sorpresa enorme con Gaahls Wyrd. No entiendo muy bien lo que hace el ínclito Kristian empezando tantos proyectos que abandona tras un par de EPs o discos. Todo ese trabajo levantando un proyecto desde la nada, imprimirle calidad y conseguir que funcionen para abandonarlos y vuelta a empezar para terminar tocando un batiburrillo de canciones de los grupos por los que has pasado o creado bajo un nombre nuevo. No lo entiendo y al no estar en la calle aún su disco nuevo no pudo más que tocar una canción nueva, repaso a su época en Gorgoroth con Sign of an open eye con la que comenzó el concierto o de lo que hizo en Trelldom muchos años atrás. Me gusto su presencia en el escenario, siendo absolutamente marcial e inquebrantable como un espectro que planea como si se hubiese abstraído de su cuerpo observando la situación desde fuera en tercera persona. Eso es black metal, el concierto fue de lo más contundente sobre todo las partes de Gorgoroth y la verdad es que ahora tengo algo de interés en ver lo que va a sacar.

Volviendo al escenario pequeño con Mork vimos un buen espectáculo. Creo que el amigo Thomas sigue sin creerse que pudiese crear tanta expectación y llenar la sala. Aún recuerdo cuando montaron el reléase party para el disco anterior y no estuvimos ni 70 personas. Pero este día no entraba ni un alfiler y estaba repleto de gente venida de todas partes del mundo para verle. A él. Él que ha ido degenerado en un juanpalomo, de guisarse y comérselo él solo con su proyecto a formar un grupo estable, sacar su propia cerveza e ir de rockstar en las redes sociales. Dantesco si me preguntáis, pero en fin; los temas nuevos sonaron como un cañón y tal como escribí para la review, todo gracias al bajista y el componente más progresivo que le añade a las composiciones. Los pantalones con flecos y corpse Paint no mezclan muy bien por cierto, hay que mejorar ese aspecto estético del personaje.

Seguimos para bingo con Taake, muy en su línea y que describir a estas alturas es hasta aburrido. Tras los últimos conciertos que les vi creí que tenía su alcoholismo más o menos controlado pero esta noche volvió a las andadas hacia la parte final del concierto. Nada reprochable por otro lado ya que el vino nos hace un poco más felices a todos y ayuda a desfogarse, solo de imaginar el éxtasis que puede suponer cantar para miles de personas mientras te embriagas lentamente de caldos tintos me ilumina la cara y no imagino una descripción mejor para definir la felicidad. Siguen con el repertorio clásico al que urge un disco nuevo que contenga más himnos memorables para añadir al directo y como novedad, tocaron la versión de The Cure Cold, un de tantas versiones que han hecho a lo largo de estos años. Como invitado para cantarla salió Vranngsin, el mítico bajista gordo de Carpathian Forest y que actualmente lleva Misantrof ANTIrecords. Hoest se encargó de la guitarra y Vranngsin cantó utilizando un teléfono de 1930 tuneado a forma de micrófono que sale directamente con una voz lo-fi perfecta sin necesidad de pasar por el ecualizador, sonando tan fría y aséptica que encajaba como un guante. En cualquier caso, presentaron la canción como Fuck You Nazi Lover, mensaje dedicado al rapero Talib Kweli al negarse en noviembre a actuar en Rockefeller alegando que no quería actuar en una sala que da cobijo a nazis, en referencia a Taake actuando esta noche en Inferno. Toda esta controversia viene del boicot que sufrieron Taake en su fallida gira estadounidense gracias a la obra, gracia e ignorancia de Antifa.

Obviando la actuación de Cor Scorpii por saturación y cansancio, los suecos Bloodbath dieron un buen concierto a pesar, como siempre; de Nick Holmes y su escasa presencia que esta vez traía un cambio de look abandonando el cura zombie por el oficinista zombie que no debe saber lo que es la alegría. Asumo que tras predicar lo aburridos que son en directo me comí mis palabras y por primera vez no solo vi su actuación entera, si no que hasta lo pasé bien. Mención especial para el chaval que aguanto estoico en primera fila aguantando un trapo en el que había escrito “i formally request to sign Eaten”. Tras algunas chanzas de Holmes durante las pausas entre las canciones y sorpresivamente accedió a dejar al muchacho subir al escenario a cantar Eaten bajo amenaza de “if you fuck up i kill you” y el muchacho no solo la clavo, sino que adelanto por la derecha al propio Holmes y se lo comió con patatas. La mayor ovación que recuerdo en un festival y bien merecida para el chaval que de echo es cantante en algún grupo poco conocido que se ha llevado la mejor promoción que puedan imaginar y un broche de oro para Bloodbath, un gesto para enmarcar y que pasé al anecdotario como recuerdo de forma de interactuar positivamente con tus seguidores. Olé por ellos.



Separator

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2019 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.