Inferno Metal Festival Norway 2019 (Jueves 18)


Inferno Metal Festival Norway 2019
  Sitio: Rockefeller & John Dee, Oslo
  Fecha: Thursday 18.04.19
  Fecha de la publicación: Friday 26.04.19
   Organizador: Inferno Metal Festival Norway

  Reseñado por: Ivan S.

Comparte este enlace en: Separator

A estas alturas no puedo imaginar el suplicio que sería pasar la semana santa en Oslo estando todo cerrado y vacío de gente sin Inferno Fest, los locales tienen por costumbre hacer un pequeño exodo a los resort de esqui y cabañas en el monte a aprovechar los últimos resquicios de nieve, lo que nos deja una ciudad fantasma a nuestra merced.

Una introducción breve sobre este festival, este año realmente no quería ir ya que los grupos interesantes los he visto hasta el hastío y los de la letra pequeña, donde suele estar el bacalao del bueno resulto ser de un nivel y altura menor comparado con otros años. Añadimos a este factor la apertura y giro empresarial que han dado los gestores del festival y que recogen sus frutos en forma de sold out continuo. Utilizando el reclamo del atractivo internacional que supone Noruega y su inmortal historia del black metal para atraer asistentes reconvertidos en turistas que se tragan el barco vikingo, la iglesia de Gol o la capilla de holmenkollen para los más aventurados, estrategia empresarial que ha demostrado ser eficiente a corto plazo tras vender todo el aforo por segundo año consecutivo. Traducido a lenguaje llano: estaba lleno hasta las cartolas y resulta altamente incomodo la masificación en un espacio cerrado, llegando al punto de cortar el acceso en varios conciertos en John Dee. Hasta aquí la queja, vamos ahora con la parte positiva.

Inferno Music Conference y el gran trabajo que esta haciendo Kristoffer para levantar y hacer despegar esta parte del festival, que por interés merece evento propio que tristemente no atrae mucha asistencia. A lo largo de tres días hemos escuchado charlas de gente metida en la trastienda, dedicados al management de grupos, PR y marketing enfocados al gremio, los medios y el futuro sobre ellos en formato impreso, el metal y su expansión en China, Sudamerica y los grupos que pretenden hacer tours ahí, clinics del actual batería de Megadeth o del guitarrista de Opeth. Espero que la proyección de IMC siga siendo ascendiente ya que de largo lo mejor del festival.
 
 El honor de ser los primeros de casi cuarenta grupos e inaugurar el festival recayó en los noruegos Svarttjern, siendo unos cuantos de ellos los elegidos de Natterfrost para reformar Carpathian Forest además de estar en otro puñado de grupos activos de estilos diversos. Svarttjern por estética y estilo servían de recordatorio para los turistas a que habían venido hasta Oslo: Corpse Paint a lo necro, sangre, pinchos y tachuelas para vivir la última experiencia black metal. Pero ahí se estancaba el tema para ir diluyéndose a lo largo de la jornada. Los noruegos a pesar de hacer un black salvaje marca de la casa y con bastante punch en sus discos aunque genérico, creo que no supieron transmitirlo al directo. Eché en falta mucha más actitud en un grupo que inaugura un festival y el ver a unos señores mayores estáticos muy fuera de forma con la cara pintada dándole a un black sin muchas variaciones resulto monotono. Estrenando el escenario de la pequeña sala John Dee tuvimos a los noruegos Shakma y su thrash metal genérico y absolutamente prescindible en el festival que tuvieron la suerte de tener un publico aún hambriento de música, ya que bajo otras circunstancias habría sido un concierto desértico.

Los norteamericanos The Black Dahlia Murder demostraron una vez más el gran seguimiento que tienen en Oslo, tras aquella gira con Cannibal Corpse del año pasado son capaces de atraer un tipo de publico al que el black metal no llega. Un concierto tan en su línea que Trevor Strnad no se quita su camiseta de Demilich ni por casualidad. A pesar de que su death metal para masas y asequible no sea de mis platos favoritos admito que siempre es un placer verlos en directo, como interactúan con un publico al que saben meterse en el bolsillo y que tras kilómetros a sus espaldas a través de los años siguen siendo unos tíos humildes y con mucho sentido del humor. Desde luego que no pagaría por ir a verles pero ya que están se aprovecha la ocasión.

Los lituanos Au Dessus resultaron otra señal que marcaba definitivamente el alejamiento de estilos más extremos por otros mucho más asequibles para un publico más diverso, y es que en definitiva esto es un negocio y siempre se busca el máximo posible de clientes. Estos lituanos ataviados con túnicas llegan de girar con Der Weg Einer Freiheit y me jugaría parte de mi sueldo a que un grandísimo porcentaje del público femenino vino atraída por estas bandas. Hay que aprender de las demográficas del posible publico para darles lo que quieren y atraerlos, es sencillo. Pero vamos a la música, llamadlo post-black metal si queréis y os lo acepto, aunque creo firmemente que aunque tengan ciertos elementos debería ser acuñado otro termino para describirlos. El concierto estuvo obviamente muy bien pero sin el atractivo y gancho suficiente para verlo entero, sus canciones resultan también lineales y genéricas con lo que hacen otros de su estilo y estética y visualmente no tuvieron el atractivo suficiente como para enganchar. Prescindibles y síntoma del acercamiento a un público más amplio.

En cambio, fue una agradable sorpresa ver a los black and rollers noruegos Aura Noir, elevados ya a estatus de culto y a los que cuesta diferencias de Motorhead, siendo unos dignos sucesores al legado y estilo de Lemmy. Aura Noir tienen un flow increíble en directo, la mezcla de thrash y black es simplemente gloriosa, aunque la mutación a un estilo más rockero como los mencionados motorhead en detrimento del estilo más directo de su material más antiguo les resta el toque de agresividad que han esgrimido siempre. Pero en fin, es comprensible; la gente se hace mayor y tenemos unas épocas para todo en esta vida. Si vais a uno de los muchos festivales que suelen tocar no os los perdáis porque Lemmy vive y la lucha continua.

Tras Aura Noir estuvieron otros thrashers, unos tales Inculter quienes acaban de sacar un álbum con una portada donde parece que han mezclado las dos portadas de Krypts en una misma. Tras una campaña de promoción bastante importante en las últimas semanas donde te vendían su thrash metal genérico donde no tienen nada que decir como la última coca-cola del desierto hasta el punto de ser cansinos, los obvio de mi lista para no saturarme. Igual con los suecos Whitchcraft, ya he escrito en muchas ocasiones cuanto tira el rollo doom y Stoner en Oslo y no falta la cuota en Inferno. En este caso el Stoner-rock psicodélico estilo setentero estaba hasta fuera de lugar y otra vez más era mejor utilizar el tiempo para otros asuntos o esperar y coger un buen sitio para lo que de verdad merecía la pena el día de hoy: Urfaust.

Tras verles el mes anterior en Bruselas quería más y en Oslo hay autentica devoción por el dúo holandés. No en vano hace dos años les montaron dos conciertos seguidos que obviamente llenaron y volverían a llenar sin problemas. La magnificencia de Urfaust es incatalogable, indescriptible y sin palabras que ajusticien el ambiente que generan y el sentimiento que consiguen generar. Son capaces de unir a fans dispares y llevarlos a un éxtasis colectivo con el que perderte siendo una de las experiencias musicales en directo más abrumadoras e increíbles que he vivido. Larga vida a Urfaust.

El día por fin llegaba al final de la mano de los noruegos Dimmu Borgir, su reciente Eonian y puesta en escena fastuosa a la altura de las mejores producciones y espectáculos del mundo del pop. Tuvimos el disgusto de ver a una banda transformada, unos músicos desdibujados más ocupados en posar y poner caras con empeño transformados en payasos de circo, con la diferencia que ni entretenían ni mucho menos convencían. El trio calavera de Dimmu Borgir siempre al frente y los mercenarios que se encargaban de los instrumentos relegados a las sombras clamando su dosis de atención a los fans y fotógrafos, osando alguno de ellos adelantarse hasta el frente del escenario para volver a su esquina en menos de una fracción de segundo dando una imagen indigna y lamentable. Musicalmente Dimmu Borgir son una especie de darkened rock con su imagen y atrezzo que a estas alturas parecen robadas de un mundo al que ya no pertenecen, la ofensa fue tal que la base rítmica en ciertas partes era la requetesobada de cientos de grupos indies y pop, sonando el ritmo de batería igual que algunas canciones de Gatibu. Lo cual ya es decir. Una pena por tener al batería de Vader desaprovechado de tal forma, pero asumo que la vida es así y tenemos facturas que pagar.

En fin, menuda decepción de todo pero siempre nos quedará Urfaust y su grandeza.



Separator
Tracklist: 

 

Todo el material publicado en este magazine es propiedad del propio Friedhof Magazine.

Asimismo todos los artículos publicados en este magazine son opiniones de sus respectivos autores, no compartiendo necesariamente Friedhof Magazine sus comentarios.    
 

Copyright © 2002-2019 Todos los derechos reservados. 

Fdo. El equipo de Friedhof Magazine.